Ir al contenido principal

¿Abrirá Flores?


Por Nico Perrupato

Como una flor que espera con ansias aquel gorrión que la polinice, Flores siempre supo abrir sus puertas para estas épocas en las que los paladares comienzan a ponerse nostálgicos, quizás melancólicos de recordar sus tardes en compañía de aquel buen helado.
Se enciende entonces la pregunta que comienza a rodar por las calles todavía perfumadas de invierno: ¿Cuándo abrirá Flores?

Ciertos mecanismos de alerta se difunden entre los vecinos que ansían volver a su sabor. Pasan por la puerta a pispiar si algo no está en su lugar, un balde, una escoba, algún síntoma que les haga pensar que en breve abrirá aquel lugar. Se mantienen al tanto y se avisan cuando ven una novedad.
Pero esta vez no todo está en su lugar: este año se nos fue el viejo Flores, y se discute sobre qué va a pasar. Si bien la heladería era atendida por los hermanos Rulo, el artista y artífice del lugar de culto ya no está, y los avatares de la propiedad quizás nos dejen a todos sin nuestro lugar.

Con algunas tardanzas el año pasado abrieron sus puertas comenzando el mes de octubre. En ese entonces los vecinos algo angustiados se vieron obligados a sepultar un septiembre sin helados. Los más jovencitos se vieron privados en primavera de aquel buen lugar y llevaron a sus muchachas a la heladería que del otro lado de la vía se frotaba las manos y remodelaba el lugar.

Este local humilde hoy espera en las sombras. Lo han tapado con diario, lo cual no es precisamente un buen síntoma.

Ya un vecino con la certeza se lamentaba:

-Me tendría que haber tomado aquel último helado.

Su última vez en la heladería –posterior a la muerte del viejo- intentaba sacarle información a Rulo:

-Vos no abrís más…

-¿Te parece? –contestaba el Rulo casi sin ambigüedades.

El empedrado de adoquines desparejo amasado por el 326 que va homogeneizando la calle hace años con su aceite que chorrea y filtra entre los adoquines no será lo mismo sin usted, querida heladería.
Fuera de serie, fuera del sistema. Bastión resistente a los años, al polvo que se adhiere en las ventanas dejando amarillentos los cuadros; a la elasticidad de la demanda, esa que deja a los cines vacíos, que amontona los volúmenes en las librerías. Contado como el lugar idílico que resistió los embates del empresariado ávido de develar sus fórmulas, esas que hacen que un gusto de helado ande de boca en boca sin saborearse.

No te vayas, la lloran los amantes. No queremos quedarnos sin nuestro poético lugar. A dónde irá a parar el cuadro de la chica tomando helado. Quién comprará aquel bebedero sin agua que disparar.

Comentarios

Perro andaluz ha dicho que…
De fuentes muy buenas, Flores sale nuevamente a la cancha en Octubre... Ya hubo movimientos en estos dias y empezaron a limpiar y tirar algunas cosas...

Como IKV, Flores tambien vuelve...

PD: ¿Los Hnos. Rulo? Si sos tan fanatico del lugar, la proxima vez que vayas, Nico, saludalos como Juan (pelo corto) o Leo (pelo largo), loco... un poco de respeto...
Nicola ha dicho que…
es una denominación que 1ª me protege legalmente, 2ª descomprime un poco y no intenta el rigor.
si usté lo dice y sus fuentes lo avalan, festejemos

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…