Ir al contenido principal

Para hacer el amor en lo parques


En noviembre de 1970, un joven Nicolás Casullo publicaba su primera novela, titulada "Para hacer el amor en los parques".
La obra, una pintura de época, contaba las vivencias de un grupo de estudiantes universitarios que trataba de escapar al clima de asfixia que se vivía por aquellos años en Bueno Aires, durante el último tramo del onganiato.
En los primeros días de 1971, la novela de Casullo fue prohibida por un decreto de la Secretaría de Cultura, que por entonces dependía del Ministerio de Salud (?). La acusaban de "obra inmoral", y todos los ejemplartes en circulación y depósito fueron secuestrados y destruidos, y más de una librería fue clausurada por su venta indebida.

La semana pasada, las agrupaciones políticas del peronismo quilmeño que reconocen como conductor del peronismo quilmeño al Intendente Francisco "Barba" Gutiérrez, decidieron fusionarse en una sola, utilizando el nombre de la más importante, la "Felipe Vallese".
En el acto que se llevó a cabo habló el Barba Gutiérrez, y a propósito del debate que hay en estos días, acerca de los modos que tienen los jóvenes para divertirse, el Intendente de Quilmes fue muy claro. Como corresponde, puso sus reparos frente a las cuestiones y las costumbres que tienen ver con la nocturnidad, pero al mismo tiempo expresó:
"No hay que asustarse porque los pibes salgan en primavera a festejar, no hay que asustarse que los pibes festejen haciendo el amor en las plazas, porque si no lo hacen que tienen 18 años ¿cuando? ¿O nadie hizo el amor en un plaza…?"
Desde acá saludamos las palabras del Barba, a quien bancamos a muerte, simplemente por el hecho de no ser un careta.
Nicolás, allá arriba, no debe poder creer que un Intendente del Conurbano lo reivindique de esta manera, o tal vez sí.

Comentarios

Alejandro Ro ha dicho que…
Me hiciste recordar una situacion en el secundario, cuando le armaron un escándalo a una amiga por ir teñida de violeta. ¿Y cuándo quieren que se tiña, cuando tenga que salir a buscar laburo?
Martin ha dicho que…
Como lo banco al barba. El sabado vamos a la bernalesa
Leila ha dicho que…
qué graaaande!!
G-Fer ha dicho que…
Lo banco a morir al Barba, un tipo que se le plantó al Loro Miguel, y que no afloja en labúsqueda del asesino de su hermano Jorge, muerto en forma poco clara en épocas en que investigaba la Aduana Paralela de Cavallo-M*n*m.
Hal ha dicho que…
No es un intendente del Conurbano, es este intendente. Que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, como decía el epistemólogo Panigazi.
Hermanos Dios (Mayor) ha dicho que…
Muy buena la caracterización de uno de las tantas aristas que debe tener éste indendente, u algún otro, Conu. Son de carne y hueso, loco, como nosotros.
Lumpen ha dicho que…
che, no banquen tanto al barba que esta mandando a morir a los trabajadores de la recuperada Febatex (ya desalojados y reprimidos) y envases del plata (con pedido de desalojo). Estamos esperando respuestas ya que con un informe de este señor el senado destraba la situacion, pero el parece que tiene un amigote al que no puede perjudicar poniendose del lado de los trabajadores. Las patronales que quiebran empresas, las vacian y hacen negocios turbios contentas con el señor de "falsa" barba y falsos principios cooperativistas.

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…