Ir al contenido principal

Don Laurentino


Laurentino Pantaleón Reglero era un obrero que vivía en Valentín Alsina y que con el advenimiento del peronismo en 1945, no solo se hizo peronista sino que se convirtió en militante y junto a sus compañeros de trabajo puso una Unidad Básica en el barrio. Con el paso de los años, aquellos muchachos peronistas de Valentín Alsina lograron que la reciéntemente creada Municipalidad de Lanús colocara un busto de Evita en la plaza principal del barrio, que estaba ubicada sobre la avenida que llevaba el mismo nombre del barrio.

En septiembre de 1955, pocos días después del Golpe de Estado que derrocó al gobierno democrático de Juan Domingo Perón, Laurentino y sus compañeros debieron soportar ver como los militares fusiladores destruyeron aquel busto de Evita que ellos habían hecho colocar en la plaza.

Luego vinieron los dieciocho años de proscripción, las persecuciones, los asesinatos, y por fin en 1973 Don Reglero volvió a impulsar junto a los vecinos, la nueva instalación de un busto de Eva en la plaza.

Cuando en 1976 el Golpe ya se veía venir, Don Laurentino se dijo a sí mismo que no iba a permitir que estos milicos le hicieran a "su" busto de Evita lo mismo que le habían hecho en 1955. Por eso, la noche misma del 24 de marzo, los muchachos de la Unidad Básica de Valentín Alsina se robaron el busto de la plaza y lo mantuvieron oculto, durante toda la dictadura, en la casa de la familia Reglero.

Don Laurentino Reglero fue el abuelo de Ricardo Montaner. Cada vez que vuelve al barrio en el que nació y pasó su infancia, el cantante y compositor cuenta esta anécdota y agrega que durante los siete años y medio que duró la última Dictadura, Don Laurentino mantuvo guardado el busto de Evita en diferentes lugares de la casa, en la que todos sabían cuál era la procedencia y las razones por cuales "el abuelo" hacía lo que hacía.

En 1983, ya con Manuel Quindimil en la Intendencia de Lanús, el abuelo de Ricardo Montaner le devolvió el busto de Evita a las autoridades elegidas por la voluntad popular, para que el mismo fuera repuesto en la plaza más imporante del barrio, ubicada en Perón y Paso de Burgos, donde todavía hoy permanece.

Gracias a Patricia por la anécdota.

Comentarios

fedenista ha dicho que…
Que linda anécdota la puta madre.

Con razón este es uno de los mejores blogs de la blogósfera nac & pop...
Anónimo ha dicho que…
Muy buena anécdota, ese busto se encuentra en la plaza Constitución, más conocida como la plaza de la iglesia debido a que ahí esta la parroquia San Juan Bautista.

Si mal no recuerdo hacia fines de los 90 también pusieron el busto de perón junto al de eva.

saludos
Peronista matancero ha dicho que…
Lastima que Montaner no aprendió nada del abuelo y vive en Miami desde donde bardea al gobierno de Chavez. En fin, hay cosas que no se heredan...

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…