Ir al contenido principal

Punteros (Miranda)


Yo conocía un Puntero, hasta que pasó a tránsito. Ahí lo dejaron más de la cuenta, y el tipo se empezó a echar a perder.

Miranda era un jugador de toda la cancha, pero en el barrio, adonde llevaba todo lo que conseguía. Por ejemplo, los frescos para los comedores, en los que abundaban arroces y fideos.
Una vida de militancia tenía Miranda, y eso lo conocían todos. Por eso era respetado.
Raras veces andaba solo: por lo general lo acompañaban tres o cuatro de sus amigos, porque en Miranda la frontera entre amistad y política estaba un poco difusa. La gente con la que andaba (siempre se refería a ellos como "mi gente") eran casi todos amigos de su infancia. El grupo incluía algún que otro primo también, todos eficaces para la haraganería y el desánimo.
Miranda era todo lo contrario. Compartía, eso sí, la birra, el faso y la giladita con su gente, pero laburaba todo el día. De sol a sol.
Arrancaba a las seis de la mañana, con mate y galletas en la sede, que quedaba adelante de su casa. La sede era una vieja Unidad Básica que funcionaba en el local que estaba en el frente de donde Miranda vivía con Viviana, la madre de sus tres pibes (decir que era "su" mujer sería inexacto, dado que la Vivi no era de Miranda sino de otro, que no viene al caso).
Un día, como parte de pago por lealtad, el Intendente lo premió, haciendo que la Básica se convirtiera en "la sede": una delegación Municipal para repartir las viandas del Plan Vida, medicamentos del Remediar y alguna pensión extraordinaria. Pero fundamentalmente la sede servía para que los vecinos canalizaran de formas institucional todos los reclamos que antes llevaban a la Básica. A Miranda le causaba gracia, cuando la secretaria del Intendente le decía que algo era "institucional".

-No, al acto vayan sin los bombos, porque es "institucional".

A las siete dejaba las galletas (el mate lo acompañaba toda la mañana) y empezaba a recibir gente. Primero colaboraba él mismo con las entregas del Plan Vida, y después atendía todo tipo de pedidos, individuales y colectivos.
A media mañana arrancaba para el Municipio, donde se entrevistaba con alguno de los Secretarios del Intendente. Ahí resolvía los problemas y pedidos que le hacían a la mañana en la sede, o por lo menos los encaminaba.
Hasta las dos de la tarde se quedaba en la Muni, y después volvía a su casa para almorzar. Si hacía falta quedarse en la Muni hasta más tarde, porque algún Secretario se había demorado en recibirlo, se quedaba. De última, aprovechaba esos tiempos muertos para hacerse una escapada hasta el Concejo Deliberante, que estaba al lado, para manguearle alguna cosa a algún Concejal.
Los funcionarios del Ejecutivo eran comprensivos con Miranda, y tenían con él un trato de igual a igual. Los Concejales en cambio, le temían, y le daban cualquier cosa que pidiera, siempre en la medida de sus posibilidades.

Después volvía a la sede para almorzar y tener alguna reunión. Si no tenía un acto o una reunión de agrupación, más tarde iba al club para verse con los pibes ("su gente"). Esos eran más o menos los días de Miranda, una máquina de laburo.

Pero Tránsito lo mató. Al principio había pedido ir a la calle, porque iba a poder estar cerca de la sede yendo y viniendo, resolviendo quilombos, como le gustaba llamar a él a los problemas. Para colmo, la transición fue traumática. La Vivi no estaba preparada como para hacerse cargo de la sede, pero no le quedaba otra: era la persona en la que más confiaba. Podría haber sido alguno de los pibes, también, pero el Intendente los vetó a todos: "Ni se te ocurra dejar a uno de esos a cargo del local, porque en una semana salimos en los diarios".

Trescientos pesos por día, se llevaba Miranada con la cometa que le cobraba a los conocidos que iban a sacar el Registro sin necesidad de hacer la prueba. Ni eso lo motivaba. Sufría estar en ese lugar. Todo el mundo sufre.

Dos años estuvo en Tránsito, hasta que se terminó de municipalizar y se olvidó de lo que había sido alguna vez.
Se consiguió una pendeja (la hija de Mónica, una empleada del Jefe), y un día se fue del barrio para no volver nunca más.

La Vivi no lo lloró ni un poco.

Comentarios

Mariano Abrevaya Dios ha dicho que…
Muy bueno, loco. Un relato tan humano como honesto.

No vi la tira del trece, pero supongo que nunca se propusieron evocar la vida y obra de tipos como Miranda. Es más, Julio Chávez salió a aclarar que la ficción es cerrada, y que no intenta leer ninguna realidad actual.
Daniel Mancuso ha dicho que…
lindo loco, me iciste yorar, abraso
Francisco ha dicho que…
Entiendo lo que quisiste hacer aquí.
Como relato costumbrista funciona muy bien pero la épica y el romance del clientelismo solo sirve para ilustrar lo mal que está la política en este país.
Ya se, me van a decir que soy una gorda de recoleta pero alguien lo tiene que decir.
galez ha dicho que…
notable, esto es muy bueno che
era un chabon que en el barrio les servia a los de arriba pero no le importaba mientras podia hacer algo por alguien, que era lo unico que sabia hacer, supongo, despues un puesto de acomodo y la vida gris se lo llevaron puesto, donde ves lo epico flaco?
Esteban ha dicho que…
Y mi abuela patea calefones.
Anónimo ha dicho que…
Las redes institucionales formales son con las que no puede Miranda... en el barrio, son distintas las formas. El tan descalificado "romance clientelista" es igual que el "romance de transparentar" la gestión pública.

Si existe el puntero, es justamente porque las instituciones del Estado no alcanzan por sí mismas, se necesitan. El puntero tiene la habilidad de transitar y lidiar con ámbos códigos, el de la muni y el de "su gente".

La Yessi
Anónimo ha dicho que…
Qué divinooo! Y si sigue praticando va a aprender a escribir y todo!

Roberto
República de Pompeya ha dicho que…
yo te banco Conu, no des bola a estos giles.
Muy bueno
nilda ha dicho que…
yo tengo historias de punteros. Pero bue, que se yo. Pantera de Lomas, lo conte en el blog, pero hoy hable con la Isa, otra puntera y me dijo que esta bien que se hable del asunto, aunque sea en el 13, para hacer de eso texto (nomelodijo asi, pero era eso): Yo a la Isa la quiero pero todos terminan en la maquina de carne picada.
Ignacio ha dicho que…
Cuál será la siguiente historia?. Un violador?, un asesino?. Y seguro lo reivindicarán como un "pobrecito".
Así nos va, estos tipos copando las calles y los que nos jugamos por el trabajo, pagando impuestos excesivos para financias a estoso tipos.
Igual tengamos fe, Cristina no se presenta, los k se hacen encima y se llevan con ustedes a todos los punteros ladrones.
nilda ha dicho que…
para el anonimo de recien, yo adhiero a lo que dice el chico listo carrasco Cristina es perfecta.
Fabian, aplauso medalla y beso para ud.
beatriz m. ha dicho que…
Pareciera que hay algunos que creen que a los punteros los inventò el peronismo. Y los conservadores y los radicales,...y los romanos...Es una descripciòn melancòlica de tipos que empezaron por ideologìa, por solidaridad y terminaron en la picadora de carne, conocì muchos Miranda de todos los partidos polìticos, eràn unas màquinas de laburo a faso y mate hasta que se los comiò el sistema. Ah¡ para destacr, la madre de Frank Sinatra era una puntera del partido Democrata en Nueva Yersey, la madre de Victor Hugo una puntera en la Banda Oriental (allì donde parece que debemos aprender de institucionalidad mientras dejan libres a los genocidas). En fin, se le pide èpica, ètica e ideologìa a tipos que se ocuparon de otros mucho màs que mucho ciudadano que termina votando a Macri, Alfonsìn Solà o De Narvaez que son punteros siglo xxi de Magnetto o de la Corporaciòn que los esponsoree. Yo me quedo con los primeros, los viejos punteros por lo menos no son hipòcritas vendedores de humo republicano.
Anónimo ha dicho que…
Yo conozco a uno llamado D.A. que era puntero en V.Z, y el parecido con Miranda es tal que me pregunto si no hablamos del mismo tipo.
nilda ha dicho que…
opino igual que beatriz. Punteros y el dotor en la epoca de los conserva y de los primeros radicales ¡que viva el dotor!!! y agarraban la libreta de enrolamiento y apuntaban (de ahi el nombre) y esas libretas votaban sin personas. En distintas epocas distintas maneras pero siempre es la vieja lucha del bien para pocos o para muchos. Cristina gana en primera vuelta. Seguro.
El Cordobés ha dicho que…
A propósito Conu, me gustaría cuando puedas saber tu opinón sobre el "El Puntero".

Saludos, muy bueno el programa.
Anónimo ha dicho que…
Yo vi el primer capitulo de El Puntero y la verdad está buena, yo esperaba algo bastante gorila y estereotipado, pero me sorprendio para bien.

Opine Conu que interesa.
El 5 de la gente ha dicho que…
Uhhh mira vos, se fue del barrio y se armó la banda de pop (?)
Javier Rehl ha dicho que…
Me parece una buena historia. Es una de lass tantas que se construyen y destruyen todos los días en el Conurbano. Es un relato auténtico de esta sociedad y su cultura política de la cual no reniego ni juzgo. Los invito a visitar mi blog y en él, humildemente expongo mi visión sobre la tira "El Puntero". Gracias.
http://barbarieenalpargatas.blogspot.com
Anónimo ha dicho que…
Muy bueno el anuncio de "Boudou es el elegido" por la radio!!! Buena data Conu!!!

Roberto
Anónimo ha dicho que…
Bien con la data de Boudou, Conu, seguí participando...
Pablo Libre ha dicho que…
Esa es la diferencia entre nosotros y nuestras historias, y las del Cacho y las bochas que cuentan Macri y el 13.

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…