Ir al contenido principal

Perón Football Club


Ricardo Lorenzo Rodríguez nació en Guruyú, un barrio humilde de Montevideo, República Oriental del Uruguay. De joven decidió irse a vivir a Buenos Aires, para probar suerte con su oficio de cronista, dado que en su país natal no tendría demasiadas posibilidades de crecimiento.

No le fue mal. En Buenos Aires, consiguió trabajo en la Editorial Atlántida, y empezó a escribir en algunas de sus publicaciones. En una de sus primeras notas, se le ocurrió escribir sobre el carnaval montevideano, describiendo al sonido de los tambores del candombe como un “bo-ro-co-tó chas-chás”. Después de leer esa nota, uno de sus editores le recomendó a Rodríguez que adoptara el seudónimo “Borocotó”.

Al poco tiempo, “Borocotó” empezó a escribir en El Gráfico, y se convirtió en uno de los mejores cronistas de fútbol, formando parte de una redacción histórica, junto a grandes figuras del periodismo como Dante Panzeri y Felix Frascara. Entre otras cosas, fue el inventor del término “La Máquina”, utilizado para denominar a la delantera de River Plate integrada por Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Losteau.

Escritor prolífico, no solo trabajó en prensa, sino que también fue guionista de cine y radioteatro. Su identificación, apartir de 1946, con el gobierno de Juan Domingo Perón, lo convirtió además en un emblema de la cultura peronista. Sin llegar a ser Homero Manzi o Enrique Santos Discepolo, Borocotó tuvo durante los años dorados del peronismo, su etapa más brillante como escritor y periodista.

En el cine, tal vez su máxima creación haya sido “Pelota de Trapo”, un film dirigido por Leopoldo Torres Ríos, y protagonizado por Armando Bo y Juan Bertelegni, “Semillita”. La película, en realidad, fue una adaptación de las contratapas que Borocotó escribía para El Gráfico, en una sección que se denominaba “Apiladas”.

La sección en cuestión contaba la historia de un grupo de pibes que formaba un equipo de barrio llamado “Sacachispas”, para cuyo nombre Borocotó se había inspirado en el de una grappa uruguaya.

¿Qué tiene que ver todo esto con la fundación de la institución de Villa Soldati?

Con su llegada al poder, el peronismo le dio al deporte, a los niños y a la juventud, un protagonismo que ningún otro gobierno había implementado hasta entonces: “Los únicos privilegiados son los niños”, solía decir Juan Domingo Perón.

Una de las ideas mejor desarrolladas por el Gobierno de entonces, fueron unos certámenes deportivos y culturales para la niños y jóvenes de 11 a 17 años, que se denominaron “Torneos Evita”. Estos campeonatos, organizados por la “Fundación Eva Perón”, estaban dirigidos a los chicos hijos de las familias de menores recursos, para ofrecérles la oportunidad de hacer deportes en sus ratos de ocio. Además, el hecho de que los pibes tuvieran como condición de participación una revisación médica obligatoria, hacía que por primera vez en la historia, el Estado tuviera un control sanitario de la juventud como hasta entonces no se había conseguido jamás.

SIGUE ACÁ

Comentarios

ivan orbuch ha dicho que…
Conu excelente nota como siempre. Quería pedirte si tenés algún material sobre la relación entre el peronismo y el deporte no dudes en mandarmelo a ivan_pabloo@hotmail.com.
Soy historiador y es un tema que investigo.
Un abrazo
lacosaensi ha dicho que…
En el 2002 Casullo escribía esto sobre un desconocido Néstor Kirchner
http://www.youtube.com/watch?v=i_wchJ2xHF0

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…