Ir al contenido principal

Muchacho Punk


Tenía un plan perfecto para este lunes: ir a presenciar un recital de poesía en la Casa de la Cultura de la Municialidad de Quilmes, a cargo de uno de los mejores poetas contemporáneos de la Argentina. Rodolfo Enrique Fogwill.
Este sería la primera presetación de Fogwill en su ciudad natal después de mucho, pero mucho tiempo.

El plan era buenísimo: como el recital empezaba a las ocho de la noche, tenía pensado llegar un rato antes, para charlar con la gente amiga de Araca la Poesía y El Ojo de la Ballena (los dos grupos de poetas quilmeños que organizan estas movidas que cuentan con apoyo del Municipio) y, de paso, conocer personalmente a Fogwill, a quien solamente tenía el gusto de haber tratado vía e-mail.
Seguramente, después del evento, podríamos quedarnos a conversar un poco, café o cerveza de por medio. La espectativa era inmensa.
De hecho tenía pensado escribir un post este fin de semana, anunciando el recital de Fogwill en Quilmes; prometiendo fotos, testimonios, y una crónica al respecto.

Lamentablemente, el jueves recibí la noticia de que me iba a tener que quedar con las ganas: Mabel Stricker, compañera y poeta quilmeña, me avisaba que el encuentro con Rodolfo se suspendía hasta nuevo aviso.

Se me ahogan las palabras para seguir hablando de Fogwill y prefiero no continuar, porque a lo mejor el viejo esté leyendo estas líneas desde algún lugar, y no pierda demasiado tiempo en escribirme un correo para decirme algo así como "dejate de joder nene, escribís como si fueses un tipo que mira televisión todo el día". Y yo tendría que contestarle, una vez más, 'gracias Rodolfo, menos mal (?) que estás vos para decirme estas cosas'.

Hoy, a partir de las tres de la tarde, Rodolfo será velado en la Biblioteca Nacional. Ahí vamos a estar con Walter, para llevarle una flor, y hacerlo renegar por última vez.

Comentarios

Lucho ha dicho que…
Terrible Conu, no sabía nada. Antes de ir a comprar los diarios me metí en tu blog y me enteré.
Qué lástima perder a un genio fogwill. qepd
abrazo conu.
República de Pompeya ha dicho que…
un bajón loco. Yo también me enteré por tu blog, y tampoco sabía que era quilmeño.
saludos
Monikucha ha dicho que…
En este blog que te dejo, el obituario es totalmente diferente

http://catanpeist.blogspot.com/2010/08/murio-fogwill-otro-que-hacia-pop.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+YetAnotherCutAndPasteBlog+(Catanpeist)
nilda ha dicho que…
yo postie su hermoso cuento, muchacha punk.Para los que no conocen a fogwill y se acerquen a lo mejor que hacia, mas alla del personaje que era.
ácratha christie ha dicho que…
noticia fea para arrancar el día, encima ayer murió guerrero marthineitz, que por razones de la vida, me caía bien y me sorprendió su muerte y lo de fogwill por muchas cosas me conmociona, por las buenas y por las malas, pero mas que nada por su estilo. mala noticia en fin.
me llama la atención, como nunca se informa quienes están internados por algo que se avecina fatal(léase: morirse) y te pasa que lees que se murió alguien y decís pero como si...y lees un poco mas y te das cuenta que estaba internado desde hace rato en tal lugar por algo que sufría desde hace años y eso no era noticia, en esos casos lo que vale solo es la muerte consumada.
saludos conu
Anónimo ha dicho que…
Modifique espectativa compañero sea piadoso con quienes lo leemos.
Gracias

El bufón de la Real Academia (de Avellaneda).

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…