20.4.09

Valentín Alsina, hace un rato


La casa de los Capristo ni siquiera tiene timbre. Hay que golpear un portón (ese blanco que se ve en la imagen de abajo) y esperar a que te atiendan.
Salió una señora bajita, rubia. El pelo revuelto y los ojos deshechos. Con el temblor que los nervios y la tristeza producen en la boca, me pidió disculpas, me dijo que ahora no podían hablar. Que quizás en otro momento.
Le dije que gracias, que no iba a faltar oportunidad, y que no tenía por qué disculparse. La puerta se cerró, yo saqué mis fotos, grabé unos segundos, y me fui.

Durante el fin de semana, me dediqué a leer y a pensar. Leí crónicas escritas por personas que difícilmente puedan ubicar a Valentín Alsina en un mapa, pero que no dudan en hablar como expertos. Entonces me pareció que, entre tanta bulla, valía la pena ir hasta lo de esta familia que ha quedado destrozada.
Sigo preguntándome como podrán salir adelante, sin caer en la tentación que le proponen algunos periodistas. Por suerte para ellos, como se puede ver en la filmación, esos periodistas ya casi no creo que vuelvan.


11 comentarios:

Charlie Boyle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Charlie Boyle dijo...

Este post me hizo acordar a Tomás, creo que era Tomás. Decía que cuando los medios van con las cámaras a las villas hablan con el cura de la villa. Raro, ¿no?

Solange dijo...

el único registro que tengo de V. Alsina es el de la banda 2 Minutos. Después de eso, en mi vida escuché hablar en un noticiero de esta localidad, y por culpa de este hecho lamentable, todo el fin de semana se habló del lugar.
Yo me pregunto que quedara de esa familia una vez que se vayan las cámaras.
Muy bueno el post, porque además ponés sobre la mesa otra discusión: el rol de los blogs como herramienta de comunicación alternativa. Y mirá que yo era de las que pensaban como JPF, porque hasta yo tuve un intento de blog pedorro y boludo, como la mayoría. Pero viendo el tuyo y otros más, me doy cuenta que la cosa está cambiando.
un saludo

sin dioses dijo...

Muy bueno para pensarlo, siguen vociferando en los medios, pasando la propagandita de monsanto o de cargill y facturan. Pero siguen hablando ejemplo de esto es el programa pedorro de sietecase.

Lic. Baleno dijo...

Y 2 minutos es de Caraza... De Valentin Alsina son Sandro y Patricia Sosa y Oscar Mediavilla que antes de ser La Torre eran Nomady Soul y tenian la camionetita estacionada en Alsina (hoy Peron, pero nadie le llama Peron, como a Alfredo Palacios se le sigue llamando jean jaures, pronunciado como se lee... si decis yean yoré te dicen "por aca ninguna se llama asi") y Rivadavia.

Tomás dijo...

Excelente el post.

Y lo que dijo Charly a mi me suena, pero no fui yo. O si fui no me acuerdo. Pero no me quiero afanar el crédito.

guille dijo...

Nosotros desde cancun miramos todo como azorados con el respeto por tanta muerte al pedo ,tanta desidia ,tanta inaccion ,tanta mentira.

http://derekdice.blogspot.com/

Marie dijo...

Yo fui a correr la Vuelta de Valentín Alsina en diciembre de 2008. Ya conocía x haber ido a la curtiembre ahí al toque.
Algunas casitas lindas, mucha calle dejada a la mano de dios, una feria que me comí una empanada riquísima después de la carrera...

me fui x las ramas.
Me gustó la iniciativa.

El Conurbano dijo...

gracias a todo/as, me daba fiaca (?) responder uno X uno.
Saludos!

Anónimo dijo...

Valentín Alsina es único en sus caracterísitcas. Conserva muchas costumbres tradicionalistas de los viejos barrios, en donde se encuentra vecinos que se muestran solidarios con otros, pendientes de las necesidades o problemas de cada uno. Se brindan con desinteresado afecto, comparten la mesa unos con otros, aunque mas no sea, una cerveza, unos mates. Las plazas en los fines de semana se llenan de familias que vienen a disfrutar del sol y el aire con sus hijitos, o estos últimos con sus abuelos en una imagen verdaderamente hermosa de afecto y valor familiar. Hace 6 meses perdí abruptamente a mi esposa, quedamos solos con mi hijito de 7 años que mostró una gran fortaleza culminando su año escolar con las más altas calificaciones, promocionando para 3er grado. Al momento de enviudar y hasta el día de hoy he recibido un enorme caudal de visitas de mis vecinos de la calle Itapirú, de mi cuadra y las anexas, la actitud de todos los comerciantes que frecuento diciéndome si puedo pagar o quiero hacerlo en otro momento por lo que estoy llevando, en fin, todos preocupándose por nosotros, ofreciéndonos de todo, dinero, compañia, ayuda para atender a mi hijo, básicamente afecto. No imagino una situación así fuera de Valentín Alsina. Eso hace que sea "mi lugar en el mundo". Y todo esto no se da por ser yo. Soy un vecino como cualquier otro que trabaja de sol a sol para procurar el futuro de mi hijo y un buen presente para ambos. Simplemente así es la gente de Alsina con todos, a pesar de la inseguridad que habita en todos lados, que ha sido fomentada por los ocho últimos años de gobierno ofreciéndole a delicuentes libertades a cambio de llenar plazas con violencia contra opositores sin aplicación de normas ni leyes que los limiten. Lamentablemente responde a la base de formación de quienes no gobernaron en estos dos últimos períodos. En su juventud formaron parte de los grupos a los que actualmente lideran por migajas.

Anónimo dijo...

Valentín Alsina es único en sus caracterísitcas. Conserva muchas costumbres tradicionalistas de los viejos barrios, en donde se encuentra vecinos que se muestran solidarios con otros, pendientes de las necesidades o problemas de cada uno. Se brindan con desinteresado afecto, comparten la mesa unos con otros, aunque mas no sea, una cerveza, unos mates. Las plazas en los fines de semana se llenan de familias que vienen a disfrutar del sol y el aire con sus hijitos, o estos últimos con sus abuelos en una imagen verdaderamente hermosa de afecto y valor familiar. Hace 6 meses perdí abruptamente a mi esposa, quedamos solos con mi hijito de 7 años que mostró una gran fortaleza culminando su año escolar con las más altas calificaciones, promocionando para 3er grado. Al momento de enviudar y hasta el día de hoy he recibido un enorme caudal de visitas de mis vecinos de la calle Itapirú, de mi cuadra y las anexas, la actitud de todos los comerciantes que frecuento diciéndome si puedo pagar o quiero hacerlo en otro momento por lo que estoy llevando, en fin, todos preocupándose por nosotros, ofreciéndonos de todo, dinero, compañia, ayuda para atender a mi hijo, básicamente afecto. No imagino una situación así fuera de Valentín Alsina. Eso hace que sea "mi lugar en el mundo". Y todo esto no se da por ser yo. Soy un vecino como cualquier otro que trabaja de sol a sol para procurar el futuro de mi hijo y un buen presente para ambos. Simplemente así es la gente de Alsina con todos, a pesar de la inseguridad que habita en todos lados, que ha sido fomentada por los ocho últimos años de gobierno ofreciéndole a delicuentes libertades a cambio de llenar plazas con violencia contra opositores sin aplicación de normas ni leyes que los limiten. Lamentablemente responde a la base de formación de quienes no gobernaron en estos dos últimos períodos. En su juventud formaron parte de los grupos a los que actualmente lideran por migajas.