Ir al contenido principal

Moonlight


Como entre la gente con la que hablaba estaba muy instalado que era "para grandes", la agarré bastante empezada, casi al final, por eso creo que no la pude apreciar lo suficiente.

Además, sus competidores la acusaban de estar hecha "con dos mangos", y que los tipos que laburaban ahí, salvo alguna que otra excepción, no eran profesionales, sino gente sin experiencia que por primera vez tenía la oportunidad de trabajar en una producción de ese estilo.

Encima, como si faltara algo, los chetos te decían que se trataba de una historia "de negros", acusación letal en tiempos de miedo al discurso único que determina gran parte de tus horas libres; de tus deseos; de tus ganas de consumir; de tus simpatías políticas; y lo que es peor de todo: de tu libertad. 

Cuando me di cuenta que todo eso era un verso y que en realidad Moonlihgt estaba hecha para que la pudiera disfrutar cualquier persona sensible que tuviera ganas de pasar un buen momento, ya era demasiado tarde y la habían sacado de cartel.

Dos salones, tres barras y ese jardín inmenso que cuando explotaba de gente se convertía en una tercera pista para bailar a cielo abierto. Que lujo hermano ¡Y en Wilde! ¡A 20 cuadras de casa!

No sé ustedes, pero yo la extraño bocha. Van a ser 20 años que está cerrada. Me enteré que hace unos años la volvieron a abrir para hacer un par de fiestas privadas, pero no es lo mismo. 

Volvé Moonlight, no sabés cuánta falta hacés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…