26.2.11

Santa Teresita es un enclave del conurbano en la Costa Atlántica


Y no acepto discusiones, mis amig@s. En realidad, varios de los primeros balnearios del Partido de la Costa son enclaves del Gran Buenos Aires en nuestras playas de arena oscura y agua fresca.

En San Clemente vi el mar por primera vez, a los nueve años. Pero después veraneábamos en Santa Teresita. Las Toninas y Mar del Tuyú también son conurba, mientras que a La Lucila y San Bernardo van los chetos. Muchos del conurbano, pero también de La Plata y Capital. Son balnearios más chic (?). Mar de Ajó, al ser la localidad más grande, es una cosa medio rara: hay de todo, es más federal (?).

Pero volviendo a Santa Teresita, la composición social de su turismo no deja lugar a dudas. Mucha familia de gallego y de tano con casa propia, que llegaron ahí hace como cincuenta años, han definido el perfil conurbano de esta localidad balnearia.
La foto que ilustra el post (sacada este enero en ST por Patricio) da cuenta de ello, pero también un paseo por la Calle 2, que después de las ocho de la noche se parece mucho a las peatonales de nuestro Gran Buenos Aires.

25.2.11

Esta noche, venite al berretín de Elvio


Esta noche homenajeamos al guapo de Villa Domínico en El Gardel de Medellín. Caseros 3033, Parque Patricios.

24.2.11

Fin del Periodismo


Uno de los peores problemas que tienen los editores que trabajan para los medios de la oposición política al gobierno, es que carecen de columnistas y redactores con acceso a las fuentes.

Basta con leer algunos de los párrafos de las columnas de Nelson Castro, Eduardo Van Der Kooy o Joaquín Morales Solá, para advertir que no tienen ningún tipo de diálogo con la primera línea de funcionarios del kirchnerismo, sino que apenas hablan con algún cuatro de copas que, para creerse un poco más importante, les atiende el teléfono para batirles tres o cuatro pavadas. El resto, lo inventan.

De ahí para abajo, cualquier cosa puede pasar, y la gama de berretismo que tiñe a las redacciones de los diarios y revistas opositores al gobierno, ha alcanzado niveles superlativos.
Y va en aumento.

Por eso, cuando de repente aparece un pibe que dice tener algún tipo de "llegada" al kirchnerismo, los editores se sacan los ojos para ver quién se lo queda. Al jóven periodista le ofrecen sumas inverosímiles para trabajar en tal o cual medio, y el flaco empieza a escribir lo que supuestamente "le dicen" sus "fuentes".
Lo que no saben los editores que contrataron al pibe, es que en realidad, la nueva adquisición está en las mismas condiciones que ellos, respecto del acceso a las fuentes genuinas de la información. Ergo, cuando escribe también inventa y/o manda fruta. O afana.
La diferencia entre estos albaceas del periodismo y los viejos carcamanes, es que los más jóvenes tienen cuentas de Twitter y Facebook, y que también leen los blogs. Algo pescan, sobre todo en Twitter. Después van y chapean con eso en la redacción, y claro, les va bien. Parece increible, pero es así.

Mañana sale como nota de tapa en la revista Noticias, un "informe" sobre La Cámpora. Me consta que quienes escribieron esa nota, no hablaron con ningún referente de peso de la Agrupación, ni siquiera con l@s compañer@s que podríamos denominar "segundas líneas". Nada, ni un dato. Pero va a ser nota de tapa, y va a haber gente que la va a leer y va a decir "pero mirá vos, que irresponsable esta mujer, nombrar como funcionarios a estos pendejos maleducados". Y probablemente haya algún idiota que repare en los detalles intrascendentes en los que la nota hará hincapié.
Dentro de diez días, nadie se va a acrodar de lo que decía la nota, y así va pasando la vida, hasta que dentro de un mes saquen otra, que diga más o menos lo mismo.

Bienvenidos al fin del periodismo. Mientras tanto, nosotros ganamos elecciones.

23.2.11

Diez recuerdos a propósito de Munro - San Martín


1. Rial, aparentemente, no nació en Munro. Yo tampoco. Muchos, la mayoría, de los que viven en Munro no nacieron ahí. Los que nacieron en Munro, supongo que lo hicieron en la Maternidad Santa Rosa o en la Clínica Independencia. Corríjanme si no, pero creo que no hay muchos otros lugares para nacer en Munro que no sean esos (el Hospital, por ejemplo, queda en Florida). Salvo, claro, que hablemos de épocas en las que no se nacía en clínicas u hospitales, sino con la asistencia de "la partera del barrio".

2. Rial no fue el único munrense en el jet set vernáculo: Julio Bocca, Vicky de Clave de Sol, Gonzalo Heredia. Había una actriz que trabajaba en La Banda del Golden Rocket que también era de Munro, creo, pero no recuerdo su nombre. Durante un tiempo circuló el rumor de que Pablo Echarri había trabajado en un local de la Mitre, pero es verso, porque se sabe que Echarri es de Villa Domínico. Wikipedia dice que Miguel Abuelo también era de Munro pero, como se habrán dado cuenta por mi piel lozana, soy demasiado joven como para conocerlo.

3. Rial se crió en "el bajo Munro". Esto es, más allá de las vías del Ferrocarril Belgrano, hacia el oeste. Es una zona de fábricas, cerca de la cancha de Cole. Algunas partes de Operación Masacre transcurren en esa zona, que está pegadita a "Florida Oeste".

4. De Munro a San Martín, o se San Martín a Munro, hay que tomar el 343. Da diez mil vueltas. Va por la Vélez Sarsfield, que junto con la Mitre son las dos grandes avenidas del barrio. Cuando trabajaba cerca de los tribunales de San Martín, lo tomábamos con mi amiga Belén, nos acomodábamos atrás y nos dormíamos flor de siesta. El "Trescua" tiene un recorrido larguísimo, eterno, laberíntico, desde Tigre hasta Liniers. El 161 es otra opción; creo que va por la avenida San Martín, por lo que es menos popular que el Trescua.

5. Cuando trabajaba en San Martín, los principales problemas para orientarme eran la doble numeración de las calles y los nombres repetidos: San Martín tiene la calle San Martín, la avenida San Martín, la Plaza San Martín y muchas otras cosas llamadas San Martín. Yo trabajaba en un estudio jurídico en la calle San Martín, la continuación de San Lorenzo: cada tanto, un cliente despistado nos llamaba desde la otra San Martín para preguntarnos dónde cuernos quedaba el estudio. La esquina que más me gustaba, lejos, era la de Perón (Juan Domingo) y Perón (Eva Duarte de).

6. En rigor, el estudio jurídico tenía sólo un cliente: el Estado. Cobrábamos deudas de Obras Sanitarias. Los que venían eran los deudores, la mayoría de San Martín, pero también de Tres de Febrero, Morón y Ramos. Yo recorría las sedes de Aguas Argentinas buscando los antecedentes para los juicios. Tenía que llevar facturas o bizcochitos para poder lograr la buena voluntad de los empleados. Me tomaba miles de bondis al día. Después iba al estudio, en San Martín, donde cada tanto me tocaba lidiar con los deudores. Eran años difíciles, los noventa, para andar cobrando deudas.

7. Nunca más volví a San Martín. Creo que lo que más extraño de esa época eran una minifacturas que hacía una panadería que quedaba a una cuadra de la Plaza San Martín. Los jueves, que los bogas se iban a tribunales, nos rajábamos con la secretaria y nos clavábamos un cuartito de minifacturas cada uno. A Munro vuelvo, sí, cada tanto.

8. Hay pocos motivos para ir de Munro a San Martín. Si uno vive en Munro, es más común ir a San Isidro, donde, por ejemplo, están los tribunales de los que depende Vicente López. También recuerdo haber ido a San Isidro para hacer trámites en Anses, cuando todavía no había una delegación en el barrio. Además, entre que cerraron la agencia de Ugarte (en Olivos) y abrieron la agencia de la avenida Libertador (¿Olivos o Vicente López? -¡qué dolor de huevos llegar hasta ahí!-), la AFIP que correspondía a Munro era la de Boulogne (San Isidro). Cuando militaba en el monotributismo tuve mi obligada excursión a Boulogne.

9. Cuando San Martín se puso de moda como centro nocturno yo ya no vivía en Munro, así que desconozco los boliches de la zona, esos que frecuentaba Emanuel de Gran Hermano. Por aquellos años el Trescua, como todas las líneas locales, no funcionaba toda la noche por lo que el remise era obligado. El último bondi pasaba a eso de las 00.30 y el primero, alrededor de las 5 am.

10. En el límite del partido de San Martín, sobre Consituyentes, había -y, sospecho, debe seguir ahí- una villa junto a la cual estaba el Hospital Manuel Belgrano, que si no me equivoco es provincial. Mi viejo, médico él, siempre habló muy bien de ese hospital, que en el 94 ganó el Premio Nacional a la Calidad. Ignoro cuál será su estado actual.

22.2.11

Carlitos Goldemberg, 24 años a mil

Por Jorge Bonfanti*

Carlitos Goldemberg nació en septiembre del 52, tercer hijo de cuatro de una típica familia judía progresista, al punto que su padre Mauricio, famoso psiquiatra que fundó el servicio en el Policlínico de Lanús, donde se formaron tantos brillantes profesionales, era simpatizante del Partido Comunista. Una familia donde la discusión política formaba parte central de la sobremesa, tendencia que se profundizó cuando Isabel, la hermana mayor se puso de novia con su preceptor en el Colegio Nacional de Buenos Aires, un brillante hijo de un exiliado paraguayo, estudiante de Filosofía que había pasado por la Sorbona y sido discípulo de Althusser, llamado Carlos Olmedo.

Carlitos estaba en segundo año también en el Nacional de Buenos Aires cuando Olmedo, que trabajaba para el servicio de Psiquiatría contactando líderes villeros y barriales para propagandizar el carácter gratuito del servicio, y que se había ido del Partido Comunista por la oposición de este a desarrollar la lucha armada, tomó contacto con otro psiquiatra, Antonio Caparrós, padre del escritor Martín, que había recibido nada menos que de Fidel Castro la misión de formar en la Argentina una fuerza que sirviera de retaguardia para la guerrilla del Che en Bolivia, para lo cual se unieron a otros conocidos militantes que habían abandonado al P.C. Roberto Quieto y Marcos Osatinsky, que habían empezado a formar las primeras células, a una de ellas, más periférica por la corta edad de sus integrantes y comandada por María Angélica Sabelli, se integraron Carlitos y su íntimo amigo Sergio Berlín junto Mini Viñas y Claudia Urondo, hijas de los escritores David Viñas y Paco Urondo.

La muerte del Che significó un brusco cambio de planes, después de meses de discusión decidieron establecer una columna guerrillera urbana aliada al Movimiento de la Resistencia Peronista
Primero se dedicaron a leer los clásicos del marxismo y de las guerras de liberación, y su primera participación en un hecho militar fue hacer la inteligencia sobre el Minimax de Echeverría y Cuba en el barrio de Belgrano, como Carlitos y Claudia eran novios, se dedicaban a besarse durante horas, mientras anotaban todo lo que sirviera para el que después sería la primera acción de la que ya se llamaba "Fuerzas Armadas Revolucionarias" la quema de trece supermercados de esa cadena, propiedad de Nelson Rockefeller, para protestar contra la visita de este al país.

Cuando Carlitos, que era flaco, alto y de ojos verdes, muy simpático y entrador, pero que cuando se ponía nervioso lo atacaban una serie de tics, por lo que lo llamaban "Semáforo descompuesto", estaba en tercer año, recibió de la petisa Sabelli otra misión, que realizó junto a su amigo Sergio, averiguar todo lo concerniente a los movimientos en el pueblo de Garín, y el día que las FAR hicieron su resonante irrupción en el escenario de la guerrilla copando dicho lugar, fue la primera acción que firmaron, la participación de este chico que no había cumplido los 18 años fue hacerse pasar por pescador en el arroyo Escobar junto a una médica y un auto, como posta sanitaria para el caso que hubiera que trasladar a algún combatiente herido.

Poco después Carlos Olmedo moría en el "Combate de Ferreyra", en Córdoba en noviembre del 71; ese golpe terrible se repetiría cuando en febrero del 72 cayó presa y fue bárbaramente torturada en la comisaría de Villa Martelli la Petisa Sabelli, mientras tanto la célula se dedicaba a acciones menores como robo de autos y desarme de policías, la caída de su responsable significó un doble choque, la cercanía siempre temible de la represión y la muerte, y que su novia lo abandonara al enamorarse de su nuevo responsable, el Jote Concurat.
En abril cayó junto a Sergio Berlín al ir a levantar un auto a La Plata, pero la falta de antecedentes, el hecho de estar desarmados y las vinculaciones de sus padres lograron que zafaran a los 15 días, pero los padres, después les propusieron mandarlos a Chile a estudiar el proceso presidido por Allende y, de paso alejarlos del peligro, pero la comandancia de las FAR se enteró y amenazó a los padres con considerarlos enemigos, incluso ajusticiarlos; para colmo Liliana, hermana menor de Carlitos y también militante, abandonó a su novio Sergio para juntarse con el Pelado Diego, que fue el que amenazó de esa ridícula manera a los padres, y que estaba casado, tenía un hijo y esperaba otro, los tres se fueron de sus casas y pasaron a la clandestinidad. Muy pronto la policía allanó, robó y destrozó la vivienda de la familia Goldenberg; Carlitos y Sergio, abandonados por sus novias, se fueron a vivir juntos a un departamento en Oro y Cerviño.

En Agosto del 72 Carlitos pasó a ser famoso, a salir en todos los diarios incluso del mundo, ya que fue el que manejaba el Falcon donde escaparon del Penal de Rawson los jefes de la guerrilla, entre ellos Quieto y Osatinsky, jefes de las FAR, la operación contemplaba la liberación de todos los presos de las organizaciones armadas, entre ellos la Petisa Sabelli, pero el plan falló y posteriormente fue fusilada en los hechos de Trelew junto a otros 18 guerrilleros. Carlitos la vio cuando entró al Penal y pudieron darse un corto y último abrazo con quien fue su primera responsable política.
Luego viajó junto a los comandantes al Chile del Chicho Allende en un avión copado militarmente, y de allí viajaron a Cuba, donde recibió instrucción militar de primera calidad, entre ellas la capacidad de operar como buzo táctico.

Cuando se produjo la victoria electoral del Frejuli y la amnistía de Cámpora a todos los presos políticos, Goldenberg ya había regresado clandestinamente al país, después de haber vivido tantas experiencias fuertes, tenía sólo 20 años, y la Organización, dedicada a abrir frentes legales de trabajo barrial lo había destinado a José C. Paz, a la Unidad Básica "Facundo Quiroga" de la J.P., que quedaba frente a la estación, allí llevó a Sergio, que había estado 1 año preso en Rawson, y que tenía nueva novia, esta vez prima de los Goldenberg, Mercedes Depino.

Los tormentosos y vertiginosos momentos políticos que ocurrieron en aquel año 73, asunción y renuncia de Cámpora, masacre de Ezeiza, triunfo de la fórmula Perón-Perón y lenta separación de la Tendencia Revolucionaria (La erre, como se conocía a las FAR se habían fusionado con los Montoneros) de las preferencias del General, una vez llegado al poder, Carlitos los pasó militando en Gral. Sarmiento como militante profesional. Como la Organización no había desarmado su estructura militar clandestina, a él le tocaba adiestrar a los militantes más nuevos, con los que continuaba ejecutando acciones menores como apretadas a policías para quitarles el arma y robo de autos. Como su mujer, Mini Viñas, militaba en una zona obrera de Moreno, insistió en ir a vivir allá, por lo que Carlitos salía a la hora en que todos los vecinos lo hacían para ir a las fábricas, pero se iba a tomar unos mates con Sergio y Mercedes a un departamento en Capital, y después tomaba el tren rumbo a la Unidad Básica Facundo Quiroga. Pero además de cumplir con el trabajo político en el frente legal Carlitos, junto a Sergio, con los nombres de guerra de Tomás y Dante integraban como jefes las dos subunidades en que se dividía la UBC (Unidad Básica de Combate) que dirigía Rodolfo Galimberti en la famosa Columna Norte de Montoneros; como tal participó de resonantes acciones, la primera el secuestro de los hermanos Born, que debió frustrarse en un primer intento porque Carlitos faltó a una cita desencadenando un grave problema de seguridad, y cuando todos pensaban lo peor llegó el muchacho encantador de los ojos verdes para decir que se había quedado dormido porque se había peleado con su mujer y no había podido encontrar casa durante muchas horas.

En la "operación Mellizas" Carlitos manejaba la camioneta que chocó al Falcón donde iban los custodios de los empresarios.
Y poco después iba a participar en dos acciones que iban a tener muy opuestos resultados tanto en lo político como en lo militar, la primera fue cuando aprovechando su entrenamiento en Cuba para operaciones submarinas Carlitos le puso una bomba bajo el caso del yate al odiado por todo el movimiento popular el comisario Alberto Villar, fundador de la Triple A y lo hizo volar por los aires.
El atentado contra el odiado Villar fue muy peligroso desde el punto de vista operativo, ya que su yate, fondeado en un arroyo angosto y de aguas turbias, cerca de los astilleros Astarsa, tenía custodia permanente de la Policía, cuando Carlitos con otro combatiente llamado Nicoletti, que había sido buzo de la Armada, colocaron la bomba, Villar desistió de salir a navegar ese día y pasó una semana, por lo que debieron volver y, como comentó después, si te agarran vestido de buzo y con un caño, muchas posibilidades de zafar no tenés.

Pero poco después le tocó comandar un pelotón de los 9 que coparían el Regimiento 9 de Ingenieros de Formosa, donde fueron muertos 9 soldaditos en una acción que despertaría las críticas de todas las fuerzas políticas revolucionarias no armadas. Carlitos le había contado a sus amigos que toda la conducción de la Columna Norte estaba en contra de realizar esa acción; la dirección de Firmenich derivava hacia una grave desviación militarista, y Carlitos, que en el 75 cumplirá 23 años y 6 de militancia, que había participado en las acciones más audaces y que la mayoría de esos años los había pasado en la clandestinidad, y por todas esas causas caer en el militarismo era una posibilidad latente, fue uno de los que planteo las críticas más acertadas.

Los Montoneros privilegiaban el culto a la valentía y a la lealtad al compañero antes que a la racionalidad y el estudio científico, Carlitos sabía que si no se cambiaba la línea diametralmente se iba hacia una derrota sangrienta, pero no iba él a caer en la categoría de «cagón», y siguió adelante, hasta que el 10 de agosto del 76, después de una reunión tomó un taxi hasta su casa sobre la calle Paraná, en el límite entre V. López y San Isidro, en la esquina de su departamento lo paró un retén militar, pensó que zafaba con los documentos falsos, conservó la tranquilidad pero los milicos venían con un dato preciso y las metras sin seguro, le dijeron que se baje para cachearlo, en el bolsillo de su campera apretó la pistola...
A una cuadra su compañera, abrazada a su hija, escucharon los tiros intuyendo lo peor; a poco de cumplir los 24 moría como lo habría deseado, en combate, a manos del enemigo, frente a frente y cara a cara, uno de los héroes silenciosos, olvidados, de nuestras gestas populares. Héroe en el sentido en que puede serlo un ser humano joven, cargando errores a veces tremendos, como tremendo fue su desafío de construir un país y un mundo mejor, dejando todo para logarlo

Equivocado o no ¿quién del pueblo puede negarle el agradecimiento, la admiración?

*Publicado originalmente en INFOBAN

21.2.11

La Caja (pata) Negra


De las visiones cándidas y noventistas sobre la Policía Bonaerense, nació la idea de traer al conurbano el proyecto de las Policías Comunales, que León Arslanian había ideado originalmente para los Municipios del interior de la Provincia, con menos de 10 mil habitantes.
Para el conurbano, Arslanián había pensado otra cosa: La Policía Buenos Aires 2, desmantelada durante la gestión Stornelli.
La Policía Buenos Aires 2 era una fuerza nueva, con equipamiento sofisticado, bancada por el Gobierno Provincial, y preparada para combatir el delito en un territorio tan complejo como el de los primeros dos cordones del conurbano. Pero a Stornelli y a Scioli les pareció que no hacía falta continuar con esta experiencia.

Las Policías Comunales, obviamente, son otra cosa.

Sin embargo, en lo ultimos meses se ha montado una campaña publicitaria en pos de crear un cuerpo de Policías Municipales para el Gran Buenos Aires, basada en el mismo piripipí de siempre, que no explica de dónde van a salir los recursos, ni cómo se piensa instrumentar operativamente la nueva fuerza.
Para sostener el discurso de creación de las Policías Comunales, se suelen esgrimir presunciones absurdas, cuando no, falacias absolutas, como por ejemplo la supuesta inversión que actualmente estarían realizando los Intendentes en materia de seguridad ciudadana.

Ya expliqué en un comentario en el blog de Luciano, que las (escasas) partidas presupuestarias que los Municipios destinan a la Policía que actúa en sus distritos, no son partidas adhoc, sino que forman parte del global que se utilizan para solucionar otras necesidades. Un ejemplo son los vales de combustible, que se destinan tanto para los patrulleros, como para las motitos de los inspectores de tránsito. O las camionetas de los muchachos que salen a pintar.

Ayer, terminé un post con una frase entre paréntesis, que insinuaba el verdadero leitmotiv de la recaudación policial. La Caja de los pata no está en los lugares que suponen las visiones cándidas y noventistas de la Policía provincial.
En su columna de hoy en el Diario La Nación, Carlos Pagni me da la razón (lo cuál no se si es bueno o malo, je), e incluso va un poco más allá, mandando al frente a dos de los empresarios que en los últimos años se han hecho muy amigos del comisario Paggi y la cúpula que hasta hace unos días lo secundaba: Mario Montoto y Daniel Hadad.

La guita en negro ya fue, y a ningún Jefe se le ocurre andar ensuciándose con esas minucias. Ahora, la onda son las telecomunicaciones. De la mano de Global View (la empresa que gana todas las licitaciones en el Ministerio de Seguridad provincial), algunos de los Jefes Pata Negra aprendieron a querer a la tecnología más que a las armas, y de ahí la relación que tienen algunos comisarios, con Paggi a la cabeza, con los mencionados empresarios de medios, software y tecnología al servicio de la seguridad.

¿O ustedes pensaban que las notas en C5N eran de onda?

20.2.11

La Bonaerense rusa (y tengamos un año en paz)


-Guido es buen pibe. Puede ser que esté equivocado, pero es buen pibe, así que por ahora no lo vamos a echar.

Estas fueron, palabras más, palabras menos, los argumentos de Ricardo Casal para no deshacerse de uno de sus subsecretarios, cuando se enteró que este estaba operando (junto a otros Jefes policiales) para desplazar al Comisario Juan Carlos Paggi.

Lorenzino, y el resto de los comisarios desafectados de la fuerza, no tuvieron en cuenta un factor fundamental a la hora de querer incidir en la política de seguridad provincial: el apoyo incondicional del Gobernador Scioli hacia el Jefe de los Patas Negra.

Con quién no se sabe qué puede pasar es con el otro subsecretario del Ministerio de Seguridad: Julio Pángaro.
¿Quién es Pángaro? un ex Intendente de San Pedro y ex diputado provincial, que tiene en su haber más años de duhaldismo que de ¿kirchnerismo?
Llegó al Minsiterio junto con la asunción de Casal, en medio de los acuerdos que debió tejer Scioli para garantizarse que el nuevo titular de la cartera de Seguridad tuviera los apoyos políticos necesarios como para durar un buen tiempo en el cargo. Todavía es el jefe político del peronismo de San Pedro (Municipio hoy gobernado por un radical K), y no renuncia a ninguna de sus aspiraciones: ser diputado provincial, Ministro, Senador, o lo que sea.

Actualmente, la relación de Casal con Pángaro no es la mejor, porque al contrario de lo que ocurre con Lorenzino, Casal sí ve en Pángaro a un funcionario que está trabajando para desestabilizar su gestión, y la de su socio, el Comisario Paggi.

Volviendo a la Policía, el descabezamiento de la Bonaerense también es un guiño hacia el Gobierno Nacional, en especial hacia la Ministra Nilda Garré, quien desde que asumió, esperaba un gesto de Scioli en este sentido.
Obviamente, el objetivo de máxima era que el Gobernador tirara por la ventana a Casal y a Paggi, pero bueno, ya sabemos que eso no va a ocurrir.
A cambio, Scioli entregó al Tano Baratta, y a toda su segunda línea. No se trata de una movida menor, porque para los mandos inferiores Baratta era visto como el Jefe real de la Fuerza.
En su lugar asumió Hugo Matzkin, hombre de la "línea Arslanian" (que, huelga decirlo, es ampliamente minoritaria dentro de la institución), aunque subordinado a Paggi.

La intención de estos cambios hacia el interior de la Policía es la de tener un año "tranquilo", teniendo en cuenta la campaña electoral que se viene.

La designación de Matzkin implica una "deschorización" de la cúpula, y tapona cualquier intentona duhaldista de operar hacia el interior de la corporación, dado que tanto Matzkin como sus colaboradores más cercanos son bastante talibanes en el sentido de no permitir que los viejos carcamanes de la fuerza vuelvan a tener influencia sobre la misma (y no me refiero a la cuestión operativa, sino a los contratitos que tanto empresario anda rapiñando por ahí).

De yapa, les dejo la entrevista que le hice el viernes a León Arslanian en Acá Estamos (Lunes a Viernes de 7 a 10, por AM 530). El audio dura 11 minutos, pero sirve para entender por qué Scioli designó a Matzkin.


17.2.11

Qué hay detrás de la destitución de los comisarios (La interna en La Bonaerense)


Por orden del Gobernador Daniel Scioli, el Ministro de Justicia y Seguridad Ricardo Casal le pidió la renuncia a 15 comisarios generales de la cúpula de la Policía Bonaerense.
Algunos de los nombres de los desplazados son Salvador Baratta (2º Jefe de Policía y Coordinador General de Seguridad), Roberto Castronuovo (Superintendente de seguridad Zona Sur), José Antonio Raggio (Superintendente de Seguridad de Zona Oeste), Mario Martín (Superintendente de Seguridad de Zona Norte), Héctor Oscar Martínez (Director de Servicios Sociales) y Walter Carballo (Superintendente de Investigaciones Complejas y Crimen Organizado).

Esta decisión de Scioli representa un respaldo sólido, no solo al Ministro Casal, sino al jefe de la Fuerza, Juan Carlos Paggi, al mismo tiempo que deja en la cuerda floja al segundo de Casal, Guido Lorenzino Matta.
Lorenzino era quién operaba, junto a los comisarios ahora desplazados, para conseguir el desplazamiento de Paggi (y con él, el de Casal, para luego ascender a Ministro).
Al parecer, las acciones de Lorenzino llegaron a oídos del Gobernador, que decidió accionar en consecuencia. Ahora solo resta saber cuántos días le quedan al ex diputado provincial como vice Ministro de Seguridad.

Sin dudas, esta es la noticia política de la semana en la Provincia de Buenos Aires, porque abre un nuevo panorama. Con esta decisión, Scioli le da aire a una gestión que parecía agotada, la del dúo Casal-Paggi.


Update:
También hay bronca con el otro subsecretario de Casal, Julio Pángaro. Al parecer, también estaría en la cuerda floja, por estar disconforme con la conducción de Paggi.
Lo que todavía no se entiende es de donde sale la confianza que Scioli deposita en Paggi, ni por qué le ha otorgado tanta concentración de poder.

15.2.11

Universidades del Conurbano


Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos). Ir a la UBA es, entonces, sinónimo de prestigio. No importa que la carrera elegida no sea la más apropiada, ni que haya que viajar cuatro horas para ir a estudiar (dos de ida y dos de vuelta): "el nene va a la UBA".
Conozco pibes que viven en Banfield o en Wilde, y que se comen el viaje a Ciudad Universitaria para estudiar algunas de las carreras copadas que se cursan en la FADU. Todo bien, que se yo. Habrá que ver cuántos llegan.

Ojo, tampoco hay que echarle toda la culpa a los estudiantes potenciales, no, porque por otro lado también es cierto que no abunda la información respecto de la oferta educativa que tienen las Universidades del Conurbano, pero buen, eso tampoco habilita a defenestrarlas, como hacen algunos sin conocer.

En el Gran Buenos Aires existen 11 Universidades Nacionales estatales, a saber:

-Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ).
-Universidad Nacional de Lanús (UnLa).
-Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).
-Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).
-Universidad Nacional Arturo Jauretche (Florencio Varela).
-Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).
-Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).
-Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).
-Universidad Nacional de José C. Paz.
-Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM).
-Universidad Nacional de Moreno (UNM).
-Universidad Nacional del Oeste (UNO-Merlo).

a lo que hay que sumar:

-Tres sedes de la Universidad Tecnológica Nacional (Avellaneda, Haedo y Pacheco).
-Las Universidades de la periferia conurbana: La Plata (UNLP), UTN Berisso, y Luján (UNLU).
-Las privadas más o menos accesibles: la Kennedy en Lanús, y la de Morón.

Por todo esto, no es verdad que la UBA sea la única opción para estudiar una carrera de grado.

Empecemos a discutirlo, así repartimos mejor los presupuestos, vio?

¿Para qué pelear, muchachos? Si al final piensan más o menos parecido (?)


Pueden ser dos al precio de una...

14.2.11

Algo sobre Baradero


El policía que mató a Lucas Rotella (foto), formaba parte de la tan festejada Policía Comunal que está asignada Baradero.

Nosostros ya dimos nuestros puntos de vista acá y acá, acerca de lo peligroso que puede llegar a ser implementar este experimento en el conurbano.

La pregunta es: ¿Tiene que morir algún pibe más?


13.2.11

Seguimos con la demagogia peronista y conurbana que nos mantiene aislados del mundo!


Francisco Gutiérrez, Intendente de Quilmes, esta madrugada (1:00 AM serían, ponele), al frente de la Murga "Los Fabulosos Quilmes".

(Gracias Marcos)

11.2.11

Cristina, Hebe, Juanita y las demás Madres (haciendo peronismo)




Más de 300 vivendas entregadas en Castañares y Gral. Paz, Villa Lugano, de un total de 780 (que van a estar terminadas antes de fin de año).

9.2.11

Homenaje a Luis Enrique y a Ercilla

José León Suárez (otra vez)

(Aclaración: este post fue publicado hace más de un año, pero a raíz de los hechos que son de público conocimiento, me pareció oportuno volver a publicarlo)


por Jorge Bonfanti

Pasaba muy seguido con el tren que viene de Escobar hasta Ballester, conocido como "El pata". En José León Suarez, frente a los galpones de T.B.A. iba creciendo un asentamiento muy precario, que despertaba mi curiosidad ¿De dónde vendría esta gente? ¿De Paraguay, Bolivia, Perú, las provincias del norte? ¿Tan mal estarían las cosas en su terruño como para venir hasta acá a vivir así?

Conocía villas terribles, como La Matera en Solano, la Fate en San Fernando, Las Catonas en Moreno, el asentamiento El Mirador en Escobar, que me parecía de lo más precario.

Quiso el destino que una vez me tocara hacer una nota en ese asentamiento, al que yo consideraba una extensión de la Villa Independencia, que está detrás del Polo textil de J.L. Suarez.

Allí entrevisté a Estela Belisan, una militante social que buscaba mejorar la espantosa situación de la gente del barrio. Ella me contó que toda la gente era de San Martín, que ya no cabía en sus villas, fundamentalmente la Independencia; que un puntero les dió vía libre para armar este nuevo asentamiento, al que bautizaron 13 de marzo por el día que ocuparon las tierras. La promesa era tener un lugar hasta que saliera un proyecto del Plan Federal de Viviendas a construir cerca, en tierras aledañas al Ceamse.

La hija de Estela vive en el asentamiento con su familia, es sanmartinense de cuarta generación, la mayoría, en el 2008, todavía vivía del cartoneo, por eso buscan la proximidad del tren. Pero había obreros, trabajadores cuentapropistas, y casi no existía el delito porque estaban bien organizados y todos se conocían.

La nota se publicó y motivó una visita del Intendente Ivoskus, al que acompañé. Ya se había desarmado en gran parte la organización interna, por la larga espera de novedades sobre el Plan Federal.

Apenas llegó el Intendente, se armó una asamblea. Los pedidos eran tres: Agua, arreglo y relleno de la calle que atraviesa el predio, para poder salir con los carros cartoneros, casi siempre tirados por mujeres, y una posta sanitaria que funcione allí, porque cuando van a otros sentían en carne propia la discriminación.

El jefe comunal accedió, tiró un caño, cosa que me alegró porque del viejo tanque que cargaba agua en las locomotoras que iban rumbo a San Pedro y Rosario, caía permanentemente un chorro, y esa agua, tan a mano, era inascible para los habitantes.

Se rellenó la calle y se armó una posta sanitaria con guardia de enfermería permanente de día y un médico que iba varias veces por semana.

Cuando el Dr. Zin asumió el ministerio de salud provincial, la primera visita que hizo en el conurbano fue, también con Ivoskus y conmigo, a ese asentamiento; lo que vió el ex ministro mediático le pegó tanto que lo puso al borde de una descompostura.

Las fotos son elocuentes, no vale la pena agregar ningún comentario.

Estela me contaba que en San Martín es muy difícil y muy caro conseguir aunque sea una pieza, por eso florecen las villas por doquier, que la gente nació por ahí, fue a la escuela y tiene a sus parientes en la zona, por lo que no se quiere ir a vivir a alguna localidad cercana a la vía del tren del Mitre, que son personas que en muchos casos podrían pagar una pequeña cuota por una vivienda digna, no todos, obvio, porque algunos presentan deficiencias educativas y culturales tan enormes que solo los espera una vida de marginación, a no ser que se produzca una verdadera revolución edificadora y educativa, y no se corra siempre de atrás al déficit habitacional.

Fui un par de veces más, del Plan Federal ni noticias. El asentamiento sigue creciendo, pero sin la organización original ya entra cualquiera para hacer cualquier negocio. Este es el fracaso más grande del capitalismo. Esta es la última esquina de la civilización.

8.2.11

Mañana, en todos los kioscos


Revista Crisis N°3

7.2.11

Lanusitas



Alguna vez vamos a escribir un post sobre el complejo de inferioridad que tiene Lanús respecto de Lomas. Lanús no tiene peatonal, Lomas sí; Lanús tiene a Alsina, Lomas tiene a Banfield; y como Lomas tiene las Lomitas, Lanús tenía que tener a Las Lanusitas. Posta, sin (?).

De lo otro, que es más profundo y amerita una investigación histórica (?), se va a ocupar Marcelote un día de estos. Yo mientras, voy a hablar de la zona de Lanusitas propiamente dicha.

Del Valle Iberlucea, entre Carlos Tejedor y -siendo generosos- 25 de Mayo. Zona de alto impacto inmobiliario, torres, y próspera actividad comercial basada en dos rubros: gastronomía y diseño (?).
Por supuesto, también están las inmobiliarias que inventaron todo esto. Deben ser no menos de cinco.
Así como en los últimos años los barrios periféricos de la Capital Federal tuvieron su boom constructor e inmobiliario, en las localidades conurbanas que tradicionalmente cuentan con una población de medio-alto y alto nivel adquisitivo, ocurrió algo parecido. El citado caso de Las Lomitas, en Lomas de Zamora, debe ser el más resonante, pero no es el único.
Se trata de barrios céntricos (o más o menos cercanos a algún centro comercial) en los cuales se han construido edificios de departamentos, muchos de ellos de "alta gama": pisos o semi pisos, con todos los chiches. A ello hay que sumarle toda la estructura de consumo que puedan llegar a necesitar las familias que se van a vivir a estas nuevas viviendas. Y lo que no necesitan, también.

En Lanus Oeste, el fenómeno se dio en el centro, a una cuadra de Hipólito Yrigoyen (aka Pavón), y crece al ritmo de la explosión del consumo y la producción que generan el modelo económico que impulsa el gobierno nacional.
A los edificios, hay que sumarles los lugares para ir a comer, con todas las ofertas: Hay lugares coquetos, pero también están Carlitos (para los jóvenes), y La Quintana (más familiar). Una curiosidad que encontramos en este último: tiene un Salón Vip (!) llamado "Intendente Piñeiro", por el primer Intendente del Partido (caretas, ¿Qué les costaba ponerle "Manolo"?).
También hay, para el lado de Tejedor, un lugar de comida mexicana (Planeta Taco, o algo así), y el más cheto "Lanusitas".

A un par de cuadras, la comisaría 1ª afea un poco el paisaje con los autos siniestrados estacionados en la vereda, pero bueno, también le da seguridad (?) a la zona.
En los locales de diseño y decoración ya mencionados, hay desde sillones copados hasta cosas que no sirven para nada, pero no tienen nada que envidiarles a sus similares de Palermo o Las Cañitas. El cuadro se completa con algunos locales de ropa, que lamentablemente ya no están abiertos de noche, así que hay que contentarse simplemente con mirar sus vidrieras.

Las veredas: una joyita. Ideales para la caminata nocturna, después de la cena, con el postre entre los dedos...

6.2.11

Cultura DuPont


Por Leandro Palazzo

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) confirmó esta semana que la firma semillera Pioneer mantenía a 140 personas en miserables condiciones de trabajo en un establecimiento rural de Córdoba. La noticia acaparó rápidamente la atención de algunos medios, y fue titulada como un nuevo caso de “trabajo esclavo”. Hasta aquí podría tratarse de una investigación, de las tantas que comenzó a realizar la AFIP este año, mediante la cual corroboró que aún en el siglo XXI existen empresas que explotan a sus trabajadores con la única intención de incrementar sus ganancias.
Pero es pertinente, para rectificar lo sombrío que suelen ser los responsables (para nada inocentes) de estos sórdidos atropellos, retroceder apenas un mes y conocer qué expresaba a este cronista el titular de Dupont, multinacional de la cual depende Pioneer, acerca de las condiciones de trabajo de sus empleados.

Una lujosa oficina en una de las torres Catalinas, en Puerto Madero, es el lugar donde desempeña sus actividades cotidianas el presidente de la multinacional estadounidense, Juan Manuel Vaquer. Desde allí charló de forma distendida sobre la tradición de una compañía dedicada al rubro químicos y energías, que lleva más de dos siglos en la Argentina: “Existe lo que llamamos una cultura DuPont, es decir que todos los que trabajamos aquí sabemos que hay que respetar valores éticos que se forjaron desde los inicios de la compañía, hace más de 200 años”.

Los trabajadores fueron encontrados en pequeños cubículos de chapa, sin luz eléctrica. El agua que consumían era la que se utiliza para el riego de los campos y las condiciones de los baños eran deplorables. Sin embargo, Vaquer afirmaba en diciembre de 2010 que “todos los que trabajan aquí saben que el decálogo ético está formado por tres puntos fundamentales: seguridad, respeto a las personas y respeto al medio ambiente”. ¿Hoy diría lo mismo? Por estos días, sus secretarias de prensa no responden los mails. Quizás, ante semejante suceso descubierto, hoy prefiera guardar silencio.

Según las gacetillas de comunicación que envía la compañía, DuPont brinda empleo a 389 personas en todo el país. Posee sedes en Rosario, Salto, Martínez y Berazategui, aunque es realmente imposible creer que las autoridades de esta multinacional no estaban al tanto de semejante avasallamiento humano en la provincia de Córdoba.
Hace poco más de un mes, el Presidente de la empresa aseguraba que “el argentino es muy talentoso, muy creativo y sabe adaptarse a los cambios”. Quienes habitaban aquellos diminutos dormitorios, eran mayoritariamente santiagueños que no sabían dónde estaban, pero igual trabajaban desflorando maíz, porque no podía volver a sus hogares
Respecto del cuidado del medio ambiente, el dirigente señalaba que Dupont cumple “con todos los procesos adecuados para no contaminar”, que no solo respeta la ley, sino que también intenta “generar conciencia y dar ejemplo”.
El estado de los baños encontrados en el predio de Córdoba era muy precario. No tenía puertas y tampoco contaban con un servicio frecuente de agua. Los excrementos iban a un enorme pozo en la tierra.
En vísperas de un año electoral que comenzará a hacerse muy notorio, fue inevitable preguntarle a Vaquer qué opinaba y cómo era su relación con el gobierno nacional. Su respuesta fue gráfica, literalmente: se ausentó un instante y apareció con un barrilete celeste y blanco en su mano, ostentando el logo del Bicentenario. “Está hecho con materiales que fabricamos en nuestras plantas”, explicó. De esta forma intentó dejar ver que no existían problemas, aunque quizás ahora sea otro el humor que lo acompañe.
Para finalizar, Vaquer reflexionó sobre el 2011 y aseguró que “será bueno en cuanto a actividad, pero depende de que haga cada uno”. Para DuPont el año comenzó convulsionado. “Si entre todos hacemos las cosas bien, nos irá bien”, concluyó con acierto el empresario, sin imaginar que tan solo un mes después, el país conocería otra verdad, un poco más cruda, que deja expuestas de forma alevosa sus propias palabras.

4.2.11

Conflicto del Hospital Gandulfo


Me llega una comunicación de los trabajadores del Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, que quiero compartir con todos/as ustedes:

La Asamblea de trabajadores, vecinos y pacientes reunida en forma extraordinaria en el dia de la fecha, ha decidido:

-repudiar la decision del señor gobernador de la provincia de buenos aires, Daniel Scioli de desplazar de sus cargos al director ejecutivo Dr. Carlos Oviedo y al director asociado, Dr. Nelson Donatto.
-aceptar la legalidad que inviste dicha decision pero considerarla ilegitima en la medida que no respeta la voluntad de los vecinos, pacientes y trabajadores del Hospital Gandulfo.

por ello decide:

-rechazar la medida y dar continuidad a la lucha para sostener a las autoridades y el proyecto que ellos representan.
-ratificar a la Dra. Mónica Malchiodi en esta crisis, no aceptando la intervencion de ningun funcionario que condicione su labor, y mucho menos cambie el rumbo de la gestion reconocida y premiada en toda la Provincia de Buenos Aires.

Por otra parte, la asamblea de trabajadores, vecinos y pacientes del Hospital, junto a la Asociación Madres de Plaza de Mayo, convocan a un "abrazo al Hospital", hoy a las 17 horas en Balcarce 351 en defensa de la gestión del Director Ejecutivo, Dr. Carlos Oviedo.

3.2.11

Por la buena senda



Imparables. Por este camino, ganamos en ojotas. Al que no le guste, ya sabe.

2.2.11

Ahora dicen (?) que se vienen los ex, ex, ex duhaldistas


El compañero (?) Miguel Saredi, referente de Pampa Sur en el conurbano, acaba de lanzar su precandidatura a Intendente de La Matanza.
En su discurso, Saredi llamó a "consolidar el proyecto nacional que encabeza Cristina Fernández de Kirchner", y enumeró cada uno de los logros del Gobierno Nacional.
Lo loco (?), es que Saredi estuvo acompañado en el escenario nada menos que por Jorge Alcaráz, quien hasta hace poco era el "armador" del duhaldismo en La Matanza. Ah, también estuvo "la Negra" Alarcon.
Alcaráz se define ahora como "ex" duhaldista, y pretende ingresar al kirchnerismo como tantos otros ex, ex, ex , ex. Parece que están haciendo el curso acelerado en la escuelita "Ingeniero Felipe Solá".

Mientras Don Tachuela sigue desfilando por los programas de cable que también invitan a eximios cuadros políticos como Pino Solanas y Fernando Iglesias, diciendo que va ser candidato a no sé que cosa, en la interna contra no se quién. Porque en este país ya no se puede vivir, y él, con la Chiche y Graciela viene a traer Orden y Paz.

La cosa es que al hombre se le están cayendo todos los soldados, y de lo poco que tenía en el conurbano, ya no le queda casi nadita.

C’est fini,
y a llorar a la Iglesia, no a la tele.