Ir al contenido principal

Problemas Estructurales (I)

(clic sobre la imagen para agrandar)

Cuando se habla de problemas estructurales en el conurbano bonaerense, hay un tema que ni siquiera se menciona, dado que en general se suele asociar a "lo estructural" con las codiciones de infraestructura que repercuten directamente sobre la calidad de vida de las personas: agua de red, tendido eléctrico, cloacas, asfalto, movilidad, etc.
El tema en cuestión es el de la escasez de oferta estatal en Jardines de Infantes, problema que impacta sobre todas las familias del Gran Buenos Aires con hijos menores de seis años.
Obviamente, en aquellos hogares donde se cuenta con los medios económicos como para enviar a los hijos a Jardines de gestión privada, el problema no reviste gravedad. Pero en las otras familias, las que son amplia mayoría, muchas veces el problema se vuelve tan grande que no tiene solución, y los padres optan directamente por no enviar al niño o niña al Jardín, con los consecuencias que ello trae a futuro en la formación de los chicos.

La preocupación por la deserción escolar en la escuela secundaria ha producido que en la otra punta del sistema nadie se preocupe por el fenómeno exactamente opuesto: la sobredemanda de vacantes para el nivel inicial.

El cuadro que ilustra el post (elaborado en base a datos oficiales de la Dirección General de Cultura y Educación), muestra como en algunos Municipios los Jardines privados llegan hasta triplicar al número de Unidades Educativas estatales. Los mismo ocurre con el número de "secciones" (Nota del Conu: secciones son las "salitas").

Si bien la educación privada se maneja con criterios de mercado (se abren Jardines porque hay demanda), lo cierto es que el Estado no puede renunciar a brindar igualdad de oportunidades.
¿Cómo es posible que el promedio de chicos por aula en los Jardines estatales de Florencio Varela o Merlo sea de 30 alumnos, mientras que en Vicente López o San Fernando es de 22?

Y no hablemos de los estatales de jornada completa y/o maternales. Eso no existe. No hay más de cinco o seis por Municipio.
El primer obstáculo que deben vencer las madres de niños menores de cuatro años para conseguir un empleo, es justamente el problema de no tener adonde dejar a sus hijos.

La construcción de Jardines de Infantes debería ser una política de Estado, para cualquier Partido Político que pretenda gobernar la provincia.
Algunas de las plataformas electorales han mencionado el tema al pasar, aunque para variar, no dicen en cuanto tiempo lo van a hacer ni de donde piensan sacar el dinero.

Aclaración Importante: no fue incluida la cantidad de alumnos por sección privada por carecer de rigor estadístico, dado que muchas Unidades Educativas privadas incluyen secciones maternales y/o de doble jornada.


Comentarios

Adrián Terrizzano ha dicho que…
En mi pueblo (Olivera, Luján, Bs. As.) no hay jardín de infantes estatal, aunque somos cerca de 2000 habitantes. Sólo ofrece este servicio educativo, desde hace muchos años, el Jardín "La Jirafita", del Arzobispado Mercedes - Luján.
Así las cosas, aunque las chicas de "La Jirafita" son macanudas, quienes no somos católicos debemos bancarnos que nuestros pibes regresen del jardín con "ideas raras" (?).
También sucede que hay familias que, directamente, optan por no enviar a sus niños, aunque el pre escolar sea obligatorio.
Además, el arzobispado vela por los "contenidos", pero no se preocupa tanto por las necesidades edilicias y estructurales del jardín, que está ubicado al lado de la capilla. Eso sí, se cobra una cuota mensual, que mucha gente igual no paga.
República de Pompeya ha dicho que…
este es el Conu que le gusta a la gente!
Ana C. ha dicho que…
Sería lindo que lo cruzaras con datos de población en esa edad en cada municipio, para ver la cobertura.
Mediavero ha dicho que…
aló!
mis alumnas del bachiller vienen a la escuela con lxs hijxs. hasta hace poco era bastante complejo porque lxs que ya caminan, bueno, se van! y lxs que no caminan, lloran (imaginensé enseñar matemática con el fondo lloroso de lxs niñxs aburridxs).
ahora la comisión del barrio decidió que 3 mujeres que estaban en la cooperativa que nos salió, pero que no peuden hacer laburos pesados, cuiden a lxs hijxs de las alumnas en ese horario.
pero muchas de ellas no dejan a sus hijxs en el jardín porque no hay vacante o porque tiene todas las salitas juntas...
El Conurbano ha dicho que…
Ana: lo había pensado. El problema es que no hay cifras actualizadas de población por edad desagregadas por Municipio. Tendría que hagarrar la fórmula que utiliza el INDEC y hacer la estimación yo mismo, pero eso es otro precio ;p
Pero vale, por ahí un fin de semana de estos la haga, porque es una información que hace falta. La otra es esperar hasta el Censo de Octubre, y ver los resultados.
Dario ha dicho que…
Muy bueno Conu.
Es así como lo planteas, a lo que hay que agregarle que el Estado no hace ni deja hacer.
El hecho de que existan jardines o escuelas privadas (de gestión privada) se dá por la ausencia del Estado.
Existen cientos de Asociaciones Civiles sin fines de lucro (Sociedades de Fomento por ej.), que pueden perfectamente brindar sus instalaciones para Jardin de Infantes, pero el Estado no lo aprueba, o pone infinitas trabas.
Adrián Terrizzano ha dicho que…
En Olivera, una Fundación ("El Remo") impulsó la creación de un Jardín Maternal (para niños menores de tres).
Funcionó algunos años, entre 2002 y 2009, prestando un importantísimo servicio. Pero en 2010 ya no abrió sus puertas, entiendo que porque no pudo articular correctamente con el Estado.

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…