26.2.10

Vesubio

Silvia Angélica Corazza tenía 27 años, trabajaba en una fábrica textil y estaba embarazada de dos meses cuando fue secuestrada el 19 de mayo de 1977 por la tarde, por un grupo de tareas de hombres de civil fuertemente armados. Fue vista en el centro clandestino de detención “El Vesubio” por muchos otros detenidos, por lo menos desde mediados de septiembre de 1977, y al menos hasta noviembre de ese año, fecha en la cual su embarazo alcanzaba los ocho meses, según sus compañeros de cautiverio. Estando secuestrada en “El Vesubio”, y a pesar de su estado de gravidez, Silvia sufrió intentos de violación y golpes en el vientre por parte de un represor apodado “Santamaría”.
En los últimos días de diciembre de 1977, Silvia dio a luz a una niña. El 3 de enero de 1978, Silvia y su pequeña hija fueron llevadas a la casa de su madre por un grupo de represores de civil. Allí Silvia entregó a su mamá a la beba, que tenía unos pocos días. Los represores volvieron a llevarse a Silvia, quien hasta el día de hoy permanece desaparecida.
(texto extraído del portal de Abuelas)

Según consta en los registros oficiales y de los Organismos de Derechos Humanos, entre las 448 personas que pasaron por las mazmorras de "El Vesubio", hubo alojadas al menos unas 20 parturientas que dieron a luz a sus hijos en el Hospital Militar de Campo de Mayo (si bien era una dependencia perteneciente al Servicio Penitenciario, el Vesubio dependía directamente del Primer Cuerpo del Ejército).

Esta tarde comienza el juicio por algunos de los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio conocido como "El Vesubio" que estaba ubicado en Camino de Cintura y Autopista Riccheri, Partido de La Matanza.
El Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 4 tendrá a su cargo el proceso contra ocho genocidas por 156 casos. Sin embargo, la CONADEP estimó en 58, la cantidad de esbirros que formaban parte de El Vesubio.
Que se haga justicia con estos, y que el juicio sirva para encontrar a los demás.

9 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Por qué. nunca voy a encontrar explicación, ni consuelo.

FedeBaty dijo...

Justicia para Héctor y para todos los compañeros...

Andreika dijo...

Ni olvido ni perdón

guille dijo...

Una maquinaria aceitada para matar y robar bebes.

Dos dijo...

Juicio y Justicia.

la otra, nilda dijo...

odio pensar que yo tan cerca, pelotudeando en Namuncura y las pibas, que podrian haber sido hermanas mayores, pariendo tortura.
Nunca se los voy a perdonar, morire puteandolos.

il Postino dijo...

LE DEJO SALUDOS CONU...

Anónimo dijo...

Me alegra q en blog como éste (pejotista paladar negro,je) haya compromiso con este tema

Cosas dichas dijo...

30 000 compañeros desaparecidos PRESENTE, Ahora y siempre

Un abrazo Conu

PS: peguese una vuelta por el juicio que vale la pena