Ir al contenido principal

Vesubio

Silvia Angélica Corazza tenía 27 años, trabajaba en una fábrica textil y estaba embarazada de dos meses cuando fue secuestrada el 19 de mayo de 1977 por la tarde, por un grupo de tareas de hombres de civil fuertemente armados. Fue vista en el centro clandestino de detención “El Vesubio” por muchos otros detenidos, por lo menos desde mediados de septiembre de 1977, y al menos hasta noviembre de ese año, fecha en la cual su embarazo alcanzaba los ocho meses, según sus compañeros de cautiverio. Estando secuestrada en “El Vesubio”, y a pesar de su estado de gravidez, Silvia sufrió intentos de violación y golpes en el vientre por parte de un represor apodado “Santamaría”.
En los últimos días de diciembre de 1977, Silvia dio a luz a una niña. El 3 de enero de 1978, Silvia y su pequeña hija fueron llevadas a la casa de su madre por un grupo de represores de civil. Allí Silvia entregó a su mamá a la beba, que tenía unos pocos días. Los represores volvieron a llevarse a Silvia, quien hasta el día de hoy permanece desaparecida.
(texto extraído del portal de Abuelas)

Según consta en los registros oficiales y de los Organismos de Derechos Humanos, entre las 448 personas que pasaron por las mazmorras de "El Vesubio", hubo alojadas al menos unas 20 parturientas que dieron a luz a sus hijos en el Hospital Militar de Campo de Mayo (si bien era una dependencia perteneciente al Servicio Penitenciario, el Vesubio dependía directamente del Primer Cuerpo del Ejército).

Esta tarde comienza el juicio por algunos de los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio conocido como "El Vesubio" que estaba ubicado en Camino de Cintura y Autopista Riccheri, Partido de La Matanza.
El Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 4 tendrá a su cargo el proceso contra ocho genocidas por 156 casos. Sin embargo, la CONADEP estimó en 58, la cantidad de esbirros que formaban parte de El Vesubio.
Que se haga justicia con estos, y que el juicio sirva para encontrar a los demás.

Comentarios

manuel el coronel ha dicho que…
Por qué. nunca voy a encontrar explicación, ni consuelo.
FedeBaty ha dicho que…
Justicia para Héctor y para todos los compañeros...
Andreika ha dicho que…
Ni olvido ni perdón
guille ha dicho que…
Una maquinaria aceitada para matar y robar bebes.
Dos ha dicho que…
Juicio y Justicia.
la otra, nilda ha dicho que…
odio pensar que yo tan cerca, pelotudeando en Namuncura y las pibas, que podrian haber sido hermanas mayores, pariendo tortura.
Nunca se los voy a perdonar, morire puteandolos.
il Postino ha dicho que…
LE DEJO SALUDOS CONU...
Anónimo ha dicho que…
Me alegra q en blog como éste (pejotista paladar negro,je) haya compromiso con este tema
Cosas dichas ha dicho que…
30 000 compañeros desaparecidos PRESENTE, Ahora y siempre

Un abrazo Conu

PS: peguese una vuelta por el juicio que vale la pena

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…