Ir al contenido principal

Transferencias de recursos provinciales a municipios

El debate por el presupuesto en la provincia de Buenos Aires traerá un sinfín de discusiones entre funcionarios del ejecutivo que conduce María Eugenia Vidal, legisladores de todas las bancadas e intendentes, producto de los recortes que el primer distrito del país sufrirá tras la aprobación del presupuesto nacional y los inequidades propias de la ley de leyes bonaerense, que viene a consolidar un régimen distributivo ya de por sí muy injusto.

Sin embargo, más allá de todos los reclamos (legítimos) que vayamos a escuchar en las semanas que vienen, nuevamente tendremos como ausente a la gran discusión que los bonaerenses nos debemos desde hace décadas: la ley de coparticipación municipal, sancionada en 1987, retocada alguna que otra vez en estos 31 años y que tiene al Gran Buenos Aires como principal perjudicado de una distribución muy desigual.

A pesar de las nuevas fuentes de recursos que se crearon para transferir hacia los municipios (juegos de azar, fondos de infraestructura, ley de financiamiento educativo, etc), el grueso de la distribución sigue siendo la coparticipación, alcanzando más de un 80 por ciento de las transferencias que llegan desde el gobierno provincial.

Algunos números recientes: entre enero y septiembre de este año, los 24 distritos del conurbano, que suman el 66 por ciento de la población provincial, recibieron el 47,27 por ciento en concepto de transferencias de recursos provinciales por coparticipación.

En tanto que los 111 restantes, donde vive el 33 por ciento de la población, reciben 52,73 por ciento de fondos coparticipables.

Y si queremos ir más allá todavía y saber como son las transferencias provinciales directas por habitante en los primeros nueve meses de este año, nos encontramos con $2.290 para La Matanza, $2.325 para Quilmes, $2.352 para Moreno, $2.456 para Esteban Echeverría, $2.464 para Almirante Brown, $2.510 para Lomas de Zamora, $2.553 para Escobar y $3.038 para General San Martín, entre los últimos lugares.

Al otro extremo del listado tenemos a General Villegas con $14.300 de transferencias directas por habitante entre enero y septiembre de este año, $16.246 para General Alvear, $18.898 para Coronel Pringles, $20.160 para General Lavalle, $20.390 para Puan, $25.982 para General Guido y $27.551 para Pila, entre los más beneficiados.

Entre los distritos más importantes del interior bonaerense el único perjudicado fue General Pueyrredón (Mar del Plata), que recibió transferencias por habitante en un nivel similar a la mayoría de los del conurbano: $2.419. Otras ciudade muy pobladas fuera del conurbano que recibieron transferencias similares al GBA fueron La Plata ($2.689), Bahía Blanca ($3.047), Pergamino ($3.087) y Zárate ($3.179).

Por otra parte, Olavarría recibió $5.798 por habitante, Baradero $5.808, San Pedro $6.784 y Azul $7.553, Chascomus $9.078.

La ley de coparticipación municipal no responde a las necesidades de los Municipios ni favorece la autonomía municipal. Ha quedado muy relegada en el tiempo y no atiende las "nuevas" funciones que tienen los gobiernos locales, que pasaron de administrar el ABL y la planificación urbana, a tener que hacerse cargo de la atención primaria de la salud; la seguridad pública; el ambiente y el desarrollo sostenible; la educación inicial; la atención a las Pymes y el desarrollo deportivo.

Una nueva Ley de Coparticipación Municipal que resuelva las desigualdades que produce la actual, tomando en cuenta nuevos criterios de distribución sería una verdadera reforma estructural, de esas muchos y muchas viven reclamando pero que nunca ponen a discusión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…