Ir al contenido principal

Los cines del conurbano


El conurbano bonaerense cuenta con 234 pantallas en las que se puede ver cine de forma colectiva, un número significativamente mayor al que había hace 14 años (en 2004 eran 176), pero similar en comparación al de finales de la década de los setenta. Con una diferencia: las doscientas y pico de salas que existían hace 40 años estaban distribuidas de otra manera, ubicadas en las localidades cabecera de cada partido, en las de segundo orden y hasta en muchos barrios periféricos.

Producto de las distintas crisis económicas, las transformaciones tecnológicas y los cambios en los consumos culturales, muchos de los cines tradicionales que fueron pioneros en el Gran Buenos Aires terminaron siendo protagonistas de historias que ni el más macabro de los guionistas podría haber imaginado. Bingos, Iglesias evangélicas, estacionamientos, canchas de fútbol 5, restaurantes en formato tenedor libre, concesionarias de autos y cuanto emprendimiento comercial necesitado de un local con grandes dimensiones anduviera dando vueltas por ahí.

Sin embargo, como la gente seguía con ganas de ir al cine, la industria se las ingenió para ofrecer nuevas maneras de ir a ver películas. Así llegaron los grandes complejos, con salas más pequeñas y propuestas de consumo complementarias, que dieran la sensación de ver cine "como en casa" y resolvieran en un sólo lugar la salida familiar del fin de semana.

En defensa de estos chantas podemos decir que no es posible montar un shopping en cada localidad, por lo que hoy en día nos parece totalmente lógico que una familia que vive en en Lanús Este tenga que viajar 20 minutos en auto o 45 en colectivo para ir ver una película en las salas del Coto de Rivadavia y Warnes, cuando hace 30 años podían caminar 10 cuadras y cruzar la estación para elegir entre el Palacio del Cine (hoy Bingo Lanús) y el Ópera (hoy Iglesia Universal). O que una pareja de Rincón de Milberg, que hasta fines de los ochenta podía aprovechar una caminata de sábado a la tarde para ir al Gran Delta (sobre avenida Cazón al 1000), hoy tenga que subirse al Acceso para llegar hasta el Unicenter o viajar 50 minutos en bondi, con suerte. Y así podemos seguir enumerando todos los ejemplos que ustedes quieran.

Nadie está en contra de que existan multicines. A todos nos gusta comer palomitas (?) de maíz mientras miramos una buena peli o hacer ruido con el último sorbo del vaso de gaseosa para molestar a la vieja que está sentada atrás nuestro. No se trata de eso. Y ni siquiera de la calidad de las cintas que se proyectan, porque si en 16 salas que tenés a disposición no encontrás una película que te guste ir a ver el problema lo tenés vos, no el capitalismo (?). El problema es cómo hacemos para ir al cine.

Evidentemente, y como no podía ser de otra manera, falló el Estado. Falló el Estado porque no puede ser que las autoridades municipales y provinciales toleren que la gente tenga como única alternativa para ir al cine, estar más tiempo viajando que mirando la película. Que en todo caso elijan hacer eso porque conocen una sala mejor o porque se les canta ir a un cine de Lavalle o el Abasto, en vez de ir al cine que les queda cerca. Probablemente, con el tiempo, terminen eligiendo la pantalla que queda más cerca de su casa. 

Existen muy buenos ejemplos de salas bajo gestión municipal, así que no debe ser un proyecto inviable, como lo demuestran los casos del Cine Wilde en Avellaneda (inaugurado hace algunos años con la colaboración de los vecinos); el flamante Cine Italia de Escobar; el Gregorio de Laferrere en Morón, o el Paramount de Tres de Febrero (de origen privado y estatizado por el gran Hugo Curto en 2012), por citar algunos ejemplos.

El cine te hace mejor persona. Te ayuda a pensar y también es un lindo pasatiempo. No es ningún lujo ni un privilegio para ilustrados. Y es tan cine "Bañeros 5" como la última de Van Sant (esta es una de las cosas más lindas que tiene: su "universalidad").

Por supuesto que no le pedimos a municipios con necesidades más urgentes que resolver, como José C. Paz o Presidente Perón, que se pongan a construir un cine, pero hay otros en los que resulta inexplicable la inexistencia de salas lugares en los que durante décadas hubo cine que hicieron historia. San Fernando, Hurlingham, San Miguel y Tigre (los cines de Nordelta son para el público de Nordelta y barrios cerrados cercanos, no cuentan para el resto): ¿No tienen cuatro chetos que estén dispuestos a poner guita para montar un cine que pueda disfrutar todo el mundo? *se respondía solo*: ¡Claro que los tienen!

El listado que van a ver a continuación contiene los complejos cinematográficos y las salas en las que se proyectan películas de manera permanente y se encuentran abiertas al público en general, Quedaron afuera los cines de las Universidades, como el Tita Merello de la UNLa, y aquellos espacios culturales municipales o autogestivos en los que se exhiben cintas de manera eventual, como el Centro Cultural Rigolleau de Berazategui, entre otros.




Comentarios

Frodo ha dicho que…
Buena nota, y coincido ampliamente.
Cuando era chico vivía en José León Suárez e iba a la sala del José Hernández (que ud. puede apreciar en el listado), hoy que vivo en Tapiales el más cercano es el de San Justo... y eso que Tapiales tenía su propia sala de cine donde hace poco fui a ver a Vox Dei y a Zambayonny tocar en vivo. Pero como cine fijo hoy no funciona.
Ah, hay una época del año en que se proyectan en la plaza películas, pero es solo un fin de semana y no se quién es el que realmente banca la joda.

Abrazos conurbanos!
El Conurbano ha dicho que…
Muchas gracias Frodo. Si fuiste a ver recitales seguro pudiste comprobar la acústica con la que fueron concebidos estos cines de barrio (si más o menos se pudo conservar). Algunos eran verdaderos coliseos.

Abrazos!

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…