30.6.11

Juventud que no embiste...


El año pasado escribíamos en esta misma columna que a la hora del armado de las listas legislativas, la verdadera disputa que se iba a dar al interior del peronismo (y por ende, del Frente Para la Victoria) era la que tenía como protagonistas a los Intendentes del Conurbano y a la Confederación General del Trabajo.

Decíamos en aquella oportunidad, que la CGT seguramente iría en busca de la recuperación del recordado “tercio sindical” en las listas peronistas, perdido a manos del “aparato” pejotista cuando confluyeron dos hechos muy característicos del neoliberalismo que gobernó a nuestro país desde fines de la década del ‘80: la derrota política del Movimiento Obrero Organizado (junto con la claudicación de varios de sus líderes) y la conversión del peronismo como movimiento de masas devenido en maquinaria electoral.

Esos dos acontecimientos se encuentran asociados uno al otro, y en buena medida también formaron parte de las causales que llevaron a la Argentina a la situación que desembocó en la crisis de diciembre de 2001 y la posterior debacle durante el año 2002.

Cuando el 25 de mayo de 2003 Néstor Kirchner se hizo cargo de la Presidencia de la Nación, estas dos situaciones comenzaron a revertirse. Con la reapertura de las negociaciones paritarias, el Movimiento Obrero comenzó una lenta recuperación que hoy en día se puede palpar en los niveles de movilización y concientización que se han ido adquiriendo, manifestados en fenómenos políticos sin precedentes en las últimas décadas, como el que por ejemplo expresa la Juventud Sindical.

Al mismo tiempo, se empezó a llenar de contenido al Partido Justicialista, no solo retomando las viejas banderas históricas del peronismo a través de la gestión de gobierno, sino que también se lo involucró en luchas que hasta ese momento no figuraban en la agenda “institucional” del justicialismo: una de ellas fue la demanda activa de Juicio y Castigo a los responsables del genocidio cometido por la última Dictadura militar (sí de algunos de sus dirigentes, pero no del Partido como organización).

Después de dos gobiernos kirchneristas y de completado todo este proceso de recuperación de las estructuras partidarias y sindicales del peronismo, esta era una oportunidad casi única para comprobar hacia cuál de los dos lugares se inclinaba la balanza… Pero se nos murió Néstor, y a partir de ese momento se abrió un nuevo proceso político en el cual no se consolidó ninguno de los dos sectores del peronismo que mencionábamos anteriormente, sino que llegó la irrupción definitiva de otro actor político que ya venía pidiendo pista desde hacía un par de años: la Juventud.

En efecto, la muerte de Néstor produjo un fenómeno que solo aquellos que formábamos parte de él podíamos saber que de un momento a otro sucedería. Lo que generó la ausencia física del conductor político del kirchnerismo fue acelerar los tiempos, pero quienes desde hace un tiempo veníamos trabajando, desde diferentes ámbitos, en la consolidación de un nuevo sujeto político que se constituyera en superador de las anteriores experiencias de la juventudes políticas en la Argentina, sabíamos que el fenómeno estaba latente.

Después de aquel 27 de octubre de 2010, una de las pocas certezas que arrojaba el comienzo de esta nueva etapa era el hecho de la falta de reelección para la Presidenta de la Nación (conductora indiscutible del proyecto político y del modelo de gestión del país). Entonces, caía de maduro que la mejor manera de garantizar la continuidad de un proceso histórico que nunca planteó agotarse en apenas un par de períodos de gobierno, era otorgarle a esa juventud la posibilidad de tener mayor protagonismo institucional.

Quién no haya advertido esto es porque estaba mirando otro canal o, lo que es peor, porque estaba demasiado ocupado en cultivar un ombliguismo que no tiene nada que ver con el proyecto colectivo que dice defender.

Los jóvenes que integran las listas legislativas del Frente Para la Victoria no nacieron de un repollo: son producto de la experiencia política que han ido adquiriendo al calor del desarrollo del kirchnerismo. En muchos casos, incluso, se trata de militantes que vienen caminando la arena política desde épocas en las que esta era un desierto.

En la Provincia de Buenos Aires, la lista de diputados nacionales del FPV contiene a cinco candidatos menores de 35 años en los veinte primeros lugares (la cantidad que, a priori, se supone podrían resultar electos). Dos de ellos pertenecen a la conducción nacional de La Cámpora (Eduardo De Pedro y Mayra Mendoza); uno a la Juventud Sindical (Facundo Moyano); otro al Movimiento Evita (Leonardo Grosso), mientras que el quinto forma parte de H.I.J.O.S (el nieto recuperado N° 75, Horacio Pietragalla).

Los nombres y las razones son contundentes. Quien pretenda cuestionar los lugares que ocupan estos jóvenes utilizando como pretexto una supuesta “falta de experiencia”, ostenta tal desconocimiento de la historia del peronismo que francamente debería ponerlos a reflexionar acerca de lo que están haciendo.

En 1946, las espadas más importantes que Juan Domingo Perón llevó al Congreso de la Nación promediaban los 37-38 años de edad. Algunos ejemplos:

-Héctor Cámpora asumió su banca con 37 años, y dos años después, en 1948, asumió la Presidencia de la Cámara de Diputados con apenas 39 años.
-Joaquín Díaz de Vivar, un correntino que fue vicepresidente de la Cámara de Diputados tenía 38 años.
-Andrés Framini, el histórico dirigente de la Asociación Obrera Textil, asumió su escaño con 32 años.
-Otro sindicalista, Eduardo Vuletich (Farmacia), tenía 38 años cuando juró como diputado.
-Pero, sin dudas, la frutilla del postre es quien fuera presidente del bloque de diputados del Partido Peronista en la Cámara Baja, John William Cooke, que asumió su banca con la misma edad que hoy tiene Facundo Moyano: 26 años.

Por otra parte, la presencia de los jóvenes en las listas para la legislatura bonaerense, donde La Cámpora y la Juventud Peronista prácticamente se aseguraron la obtención de cuatro diputados y dos senadores, obedece a una reivindicación histórica hacia los jóvenes que tanto le han dado a este peronismo que durante años solamente se acordó de ellos al momento de hacer campañas publicitarias de dudoso gusto (¿Se acuerdan de Fleco y Male? ¿Prefieren eso?).

Actualmente, en la Provincia de Buenos Aires hay solamente dos legisladores/as peronistas, sobre un total de 57 (36 diputados y 21 senadores), que tienen menos de 40 años. Quien sea capaz de defender esta situación, que hable ahora o calle para siempre.

Ya no se trata de tirar a los viejos por la ventana, sino de fortalecer al Proyecto que encabeza la Presidenta de la Nación con unos de los sectores más dinámicos que tiene hoy por hoy ese sistema político que se llama peronismo.

(acá también y acá)


13 comentarios:

Patronio1 dijo...

Muy bueno. Creo que las listas reflejan la profundización del modelo. Habría que hacer el ejercicio de ver las injustamente desprestigiadas listas sábanas del 2003, 2005 y 2007 para comparar.
Conu, escuche nuestro último programa de radio a ver que le parece.
Saludos

Gonzalo dijo...

Muy buena nota, pero mejor la foto-escrache de Bruerita con el golden boy. Saludos

el Soldado Desconocido dijo...

No sé si da como para compararlo con Cooke, pero Facundo Moyano es un cuadrazo, de acuerdo... y lo demuestra cuando advierte, como aquí http://www.youtube.com/watch?v=6Q0hZXWV9aU&feature=player_embedded#at=197
, sobre los riesgos de la glorificación de la juventud que conlleva a percibirla como un valor en sí mismo, cuando en verdad “ser joven es una condición hasta coyuntural, lo que te da una visión distinta de las cosas es tu condición de clase”… es un tema como para discutirlo, por lo pronto a mí me alegra que un representante de los trabajadores como Facundo pueda ocupar desde diciembre una banca en el Congreso, y al mismo tiempo lamento que no podamos tener a otros valiosos exponentes del sindicalismo como Schmidt y Piumato, haciéndole el aguante…

Juan dijo...

bien conu, lectura valiosa como hace mucho no se lee. el período de elecciones es el que mejore te sienta(?). jajaja. abrazo!!.

PD: acuérdense de como estábamos hace dos años justo después de las elecciones... hoy estamos hablando de buscarle continuidad al modelo.

Anónimo dijo...

el elegido en santa fe, sacó 3000 votos en las elecciones a concejal de rosario hace 2 años. eso fortalece el proyecto?

se viene el lopezrregismo cristinista. Maximo y los muchachos de la campora hablandole al oido a cristina, como su única conexion con la realidad.

CASPA DE MALDITOS dijo...

Das como ej las listas de PBA, pero a nivel nacional, cual fue la agrupación que más lugares ocupó? Hay muchas que vienen bancando el proyecto desde mayo de 2003 y no desde octubre del año pasado, y, tal vez, merecían un poco más. Pienso.

CASPA DE MALDITOS dijo...

PD: muy buena la fotito de Bruera con el Golden Boy atrincherado. Excelente.

CASPA DE MALDITOS dijo...

PD: a no ser que creas que SOLO en la Cámpora militan los jóvenes.

El Conurbano dijo...

Caspa: respecto de quienes bancan o no a este modelo desde 2003, los referentes de La Cámpora ganaron visibilidad en este último tiempo, pero son militantes que vienen caminando desde hace mucho tiempo.
El Cuervo Larroque fue presidente del Centro de Estudiantes en CNBA durante los 90, y después se fue a militar a una Villa.
Mariano Recalde fundó la agrupación NBI, que enfrentó al menemismo y a la Franja y al menemismo en la Facultad de Derecho, y antes del kirchnerismo estaba junto a la Verón y otros movimientos piqueteros.
De Wado, si lo conocés un poco, no hace falta que te cuente su pasado.
La lista sigue, pero no quiero aburrir.

Ah, y no sé en que momento dije que los jóvenes solo militaban en La Cámpora.

saludos

Anónimo dijo...

Grosa la foto con el perro oliendo a alguien.....

Anónimo dijo...

Lindo el bannner Filmus-Tomada.Pero que la publicidad la vayan a hacer al "Metropolitanos" o algun blog de ese estilo. Aca se necesita publicidad de conurbanos como Ferrearesi, Diaz Perez, Guistozzi y el proximo intendente de Quilmes: DAniel Gurzi.

El Conurbano dijo...

Anónimo: para las elecciones en el GBA falta un mes y medio. Ya va a haber tiempo de eso. Ahora hay que ganarle a Macri, y faltan 10 días nomás.

Anónimo dijo...

Es verdad Conu, el Cuervo Larroque caminó y caminó las villas militando mucho tiempo antes de que fuera una moda estar en La Campora, y Recalde también estuvo en el Centro de Estudiantes del CNBA, cuando era muy dificil vencer a Franja Morada. Se le pudo ganar en el 89, y en el 92 el Consejo Asesor, aunque el Cen tro se perdio por 8 votos. También estaba el hijo de Corach, famoso por robarse la bandera del ILSE y arrojar huevos a la directora durante una vuelta olimpica y terminar detenido en la cria tercera