Ir al contenido principal

El petrolero, su señora esposa y El Colorado


Alberto Roberti era Concejal del PJ de Avellaneda, cuando le exigió al entonces Intendente, Baldomero Cacho Álvarez de Olivera, que incluyera a su esposa en un lugar espectante de la lista de candidatos a Concejales.
Corría el año 2007 y el bueno de Cacho, que había sido indultado por el kirchnerismo, enfrentaría en las elecciones municipales a José Alessi, un kirchnerista de la primera hora. La parada parecía brava, y por eso Cacho quería garantizar una lista de Concejales con lo mejorcito que tenía dentro de su gestión.
Obviamente, la esposa de Roberti no calificaba como tal, porque hasta ese entonces él único mérito que ostentaba era ese: ser la esposa de su marido.

Enojado por no poderle cumplir el capricho a su señora esposa, Roberti decidió pegar el portazo y empezar a despotricar contra Cacho Álvarez y su gobierno, y se pasó a las filas de Alessi, cuya candidatura contaba con el apoyo del Sindicato de Trabajadores Municipales, del ladriprogresista Laborde, y de las inefables Liebres del Sur. Lo que realmente se conoce como un Frente Progresista Nacional y Popular.
Antes de recalar junto a sus amigos progres, Roberti se aseguró que allí sí su esposa fuese bien recibida, consiguiendo el lugar en la lista de Concejales que le permitiera acceder a un escaño en el Concejo Deliberante. A él se le terminaba el mandato en aquel 2007, y no podría renovar.
No era para menos: los dineros que podía aportar Roberti, Secretario General de la Federación Argentina de Petroleo y Gas Privado, eran bienvenidos por Alessi y sus compañeros, acostumbrados a manejar presupuestos de B Metropolitana.

Pasó el tiempo, y de aquel Frente Progresista que pretendía arrebatarle la Intendencia a Cacho no quedó nada. Las Liebres se fueron con Pino, Alessi con Felipe, y Roberti y su esposa se marcharon con Francisco De Narváez (todos marxistas, pero de Groucho: "Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros").
En 2009, la esposa de Roberti fue electa diputada provincial por la Tecrera Sección electoral en las listas de Unión-Pro, y desde entonces hasta la actualidad aspira a acompañar al diputado colombiano en una fórmula para disputar la gobernación de la Provincia.

Ah, la esposa de Roberti se llama Mónica López, y se define ideológicamente como "anti-kirchnerista".

Comentarios

fedenista ha dicho que…
Se parece a Karen Cohen.
Anónimo ha dicho que…
Gracias Conu: Eso explica algunas cosas.
Néstor Sbariggi ha dicho que…
Que foto! Tenía que estar Das Neves!

saludos
el de adentro ha dicho que…
Buenísimo!
Lic. Baleno ha dicho que…
Es asi, la misma Cristina estuvo sentada a la mesa en casa de Alessi hace 5 o 6 años. Como Nestor no lo banco contra Cacho... se fue con el colo.
Monica Lopez diputada provincial... pero si dan ganas de balearse en un rincon...
Wal ha dicho que…
Feisimo cartel tenia en el 2009 en Galicia y Pavon con el Colo al lado!!!
Que runfla!!!

Wal
MABY ha dicho que…
MUY BUENO, AHORA NOS VAMOS ENTENDIENDO MAS.
chelus ha dicho que…
Ahora, desde el 2007 hasta hoy, ¿acumuló algún mérito más?
Pablo Libre ha dicho que…
La mujer con los carteles más grandes de las últimas campañas. Ahora entiendo...
Se parece a mi tía de cara.
pancho ha dicho que…
a la oposicion les digo, no desesperen que ya llega tinelli y les puede dar una mano, hasta los puede hacer ganar la eleccion, tiene muchas convicciones ese muchacho y una pantalla abierta a cualquier boludez que quieran decir .

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…