29.5.11

La Tupac



La lectura de investigaciones de las ciencias sociales suelen ser herramientas eficaces para conocer acontecimientos intangibles, y los mismo ocurre con los artículos periodísticos, si se trata de entender procesos políticos del pasado.
Sin embargo, cuando la realidad es asequible, no hay excusas para evitar el conocimiento in situ del objeto de estudio.
Por ello, resulta que cualquier postura que tenga como base epistemológica la opinión de terceros, trae consigo el riesgo de adoptar una opinión sesgada, basada en textos o imágenes producidas (tal vez) con fines diferentes a los que uno persigue.

La obra realizada por la Organización Barrial Tupac Amaru -y el rol de su principal referente, Milagro Sala-, es un buen ejemplo de aquellas experiencias político-sociales que son opinadas (a favor o en contra), más por lo que se dice de ellas que por el conocimiento real que se tiene sobre las mismas.
Los seguidores de este blog saben que por lo general no nos gusta andar hablando por boca de ganso, y que preferimos ir a las fuentes de las situaciones, antes que ponernos en opinólogos de lo que sucede a nuestro alrededor.

Este fin de semana me tomé el trabajo de viajar a la localidad de Alto Comedero en San Salvador de Jujuy, para conocer al barrio "Tupac Amaru", el más importante de los construidos por la organización que lleva ese nombre.
Allí me recibieron Milagro, Raúl, Lucho, Fede, Pilo, Germán y otros compañeros y compañeras que entre otras cosas me contaron nada más y nada menos que su cosmovisión del mundo (Nota del Conu I: por cierto, muy diferente a la que tenemos conurbanos y porteños).

Con ellos recorrí las calles del barrio en el que viven 80 mil personas, y todo lo que tiene que ver con la escencia de su trabajo: la textil; la metalúrgica; los establecimientos educativos primarios, secundarios y terciarios; el instituto para chicos con discapacidades; la pileta popular; la réplica de La Puerta del Sol; el canal de televisión; las plazas; el polideportivo y, por supuesto, sus viviendas hermosas.

Volviendo al principio de la idea de este post, como la caracterización que puedo llegar a hacer de esta experiencia es infinita, prefiero que hablen por mí algunas de las imágenes que capté con mi cámara de fotos.
En un próximo post voy a hacer una descripción de las personas y las cosas con las que me encontré, pero para aquellos/as que deseen conocer más sobre La Tupac les recomiendo que entren a su sitio oficial y vean allí el trabajo que realizó esta organización en los últimos siete años.

PD: Demás está decir que me reservo el derecho de admisión respecto de los comentarios de aquellos/as lectores que no se hayan tomado el trabajo de viajar hasta este lugar para conocer en profundidad uno de los fenómenos político-sociales más importantes las ultimas décadas en el noroeste argentino y de la República toda.


10 comentarios:

Tincho dijo...

Es increible ver las fotos y observar la cantidad de cosas que hicieron en poco mas de un año, estuve alli en Enero del año pasado y ya noto obras nuevas. Que bueno que muestres estas cosas , ya que aqui en Buenos Aires mucha gente ni remota idea tiene de lo que hace la Tupac en Jujuy.
Saludos!!

Almita dijo...

como si no hubiera algo elogiable en toda la obra de la Tupac, impresiona la cantidad y la calidad de los emprendimientos.
Vos lo transmitís, y yo te creo.
El ejercicio de constituírte en el lugar, es realmente valioso y destacable.
Gracias por lo que nos vas transmitiendo, esperamos por más.
Me alegro de tu experiencia, y agradezco el posteo.
Saludos.

vivienda social y ciudad dijo...

Gracias por el post, muy buenas las fotos. Nos lo llevamos para compartir y esperamos el próximo!

Anónimo dijo...

la Tupac es el Tercer Movimiento histórico.

Anónimo dijo...

La Tupac abrio un local en San Jose y Mexico, barrio de Monserrat, se pueden acercar donaciones para Jujuy y apoyar a la organización, serán recibidos con una calidez humana infinitamente superior a la de los empleados de la libreria de las madres.

adrian ortelli dijo...

muy bien, gracias conu, en especial por ir a la fuente.

Iván Cerda dijo...

Buenísimo Conu.

En mi viaje al norte pude ver como las barriadas bonurbanas de Jujuy están muy muy identificadas con Tupac. Fue un verdadero gusto ver esa cantidad de gente que responde a su propia causa.

Sobre el barrio Tupac y los datos duros: ¿es sustentable la obra? ¿puede replicarse en otras partes del país a esa escala? (80.000 beneficiados). O es sólo un oasis?.

¿Te disculpaste por tus recriminaciones cuando sucedieron las votaciones de la CTA? =P

La última pregunta podes borrarla, las otras, me gustaría mucho saber de tu experiencia y la realidad sobre poder replicar ese barrio impresionante.

Saludos. y felicitaciones.

Anónimo dijo...

Coincido con uno de los anónimos sobre la mala onda de los empleados que atienden en la universidad y la libreria de las madres de plaza de mayo. por terceros si puedo dar fe de lo que el conurbano describe, la sencillez y la buena predisposición de la tupac con los visitantes.

jorgi

Anónimo dijo...

Mala onda es poco señores, los empleados de la librería de las Madres parecen de la UADE. Les fui a llevar un cajon con 25 kilos de bronce para el monumento a la mujer originaria y me dijeron "dejalo por ahi", ni buen dia ni gracias me miraban como a un leproso. En cambio los jujeños de la Tupac te tratan como gente.

Pablo Libre dijo...

No hay una obra de la Tupac sobre las fábricas abandonadas de la calle Lynch, acá en el límite Bernal/Wilde?
Donde había una fábrica abandonada tomada, construyeron, pintaron, lo dejaron de 10. Está el cartel de la Tupac. Cuando lo ví, me alegró muchísimo el imaginar que puedan expandirse a nivel nacional.