Ir al contenido principal

Las Muchachas Peronistas


Por Marcelo Massarino

Durante años tuve un recuerdo que no sabía si era pura imaginación.

De niño estaba trepado a la verja de mi casa, en La Tablada, y ví pasar a casi todo el barrio caminando por la calle. Las chicas iban con pantalones de botamanga ancha y ponchos; también con unos gorritos blancos que mi recuerdo les dio forma de conito de cumpleaños. Seguro que no iban a una fiesta porque no habría lugar en el mundo para que todos estuvieran alrededor de una torta; mucho menos para que cada uno tuvieran una porción. Sin embargo, iban decididos quién sabe a dónde.
La memoria insiste una y otra vez que ese gorrito blanco se movía de un lado para el otro, de un lado para el otro.
Años después me convencí que todo sería una fantasía porque ¿quién llevaría sobre su cabeza un bonete saltarín? Era claro, el pibe colgado de la verja que ve pasar a sus vecinos por la calle le agregó un toque de color cuando supo que toda esa gente iba a Ezeiza a recibir al general Perón.

— ¿A quién?, pregunté.
— Al General, el que sonríe en el espejo del colectivo, me contó el almacenero del barrio, Toto.
— ¿El de sombrerito?
— No, el otro… El macho, el quetejedi.
— Ah, ¡El Pocho!
— Ese, el que mandaba cartas desde Madrid y paseaba en motoneta.

Treinta y siete años después abrí un libro y me detuve en una foto. En primer plano hay dos chicas y detrás una mujer mayor que podría ser la madre. Las jóvenes tienen una sopapita pegada en la frente que sostiene una manito haciendo la V de la victoria, que se movía de un lado para el otro, de un lado para el otro.
Después llegaron los tiros de Osinde y un tipo al que subían de las orejas desde lo alto de un puente de la Ricchieri. Y me asusté.

Ahora sé que no imaginé aquel recuerdo metido en una foto. Y que esa foto tiene una historia. Una historia con muchachas peronistas.

Comentarios

MOO ha dicho que…
si yo le digo que tuve esa manito y otra más que se agarraba al manubrio de la miniroda, usted me cree?
il Postino ha dicho que…
Fantástico maestro.
Algún Peronista ha dicho que…
Que bueno, excelente!

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…