14.5.10

20 Ministros de Seguridad en 20 años (continuación)


Con la provincia en llamas y una conflictividad social si precedentes, Felipe Solá asumió la gobernación de la Provincia el 5 de enero de 2002. Al formar su Gabinete, no dudó en legitimarse políticamente, y convocó a varios Intendentes (o ex) para cubrir diversos Ministerios, salvo el de Seguridad (y algún otro más). Para ese puesto, habrá pensado Solá, había que llamar a un jurista.

Luis Genoud (enero de 2002-julio de 2002): Si bien se trataba de un abogado, Felipe Solá no reparó en el detalle de la ausencia de antecedentes de Genoud en materia penal. Como ocurrió en otras oportunidades, el único mérito del Ministro era su lealtad probada en cuestiones políticas. Al asumir, Genoud se encargó de hacer las declaraciones periodísticas altisonantes que marca el protocolo. Bastante poco, por cierto, para garantizar la seguridad de los habitantes de la Provincia. El 26 de junio de 2002, Genoud fue incapaz de torcer la voluntad política de los halcones que pedían bala para los piqueteros que no se encuadraban con el gobierno duhaldista. Los cadáveres de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki son dos sombras que oscurecerán la carrera político-jurídica de Genoud hasta el último de sus días. No obstante, el Ministro saliente fue otro de los que continuó su vida en la Suprema Corte.

Juan Pablo Cafiero
(junio de 2002 - septiembre de 2003): Nuevamente el volantazo. Frente a la barbarie de La Bonaerense en la 'Masacre de Avellaneda', era menester poner un hombre que estuviese bien lejos de las políticas de la Mano Dura. Aunque no tenía experiencia en la materia, Cafiero llegó con la intención de recuperar "algo" de lo que había inicido León Arslanían. Lo logró a medias: echó por corrupto al entonces Jefe de la Bonaerense, Alberto Sobrado, pero no pudo avanzar mucho más, dada la enorme cantidad de operaciones que tuvo que soportar su gestión: debió soportar una sospechosa seguidilla de asesinatos a policías y se vio obligado a renunciar por los problemas de salud que le generó el stress del cargo. Solá le organizó una salida decorosa, nombrándolo al frente de la cartera de Desarrollo Social.

Juan José Álvarez (septiembre de 2003 - diciembre de 2003): como Secretario de Seguridad Interior de Duhalde, fue uno de los pocos funcionarios que sobrevivió a la reforma del Gabinete que se produjo tras la Masacre de Avellaneda. De hecho, Álvarez fue ascendido a Ministro de Seguridad y Justicia, cargo que dejó cuando Néstor Kirchner asumió la Presidencia. En septiembre de 2003 reemplazó a Juampi Cafiero por un par de meses, cuando renunció para asumir su banca de diputado.

Raúl Rivara
(diciembre de 2003-marzo de 2004): Ingeniero Agrónomo cuyo único mérito para acceder al cargo era el hecho de ser amigo del Gobernador electo, Felipe Solá. nunca logró hacer pie en el cargo y su diálogo con la Policía fue prácticamente nulo. Tuvo que renunciar tras el secuestro y posterior asesinato de Axel Blumberg.

Graciela Giannettasio (1º de abril de 2004): casi nadie se acuerda (en realidad, muchos ni siquiera lo saben), pero en medio del terremoto político que provocó la irrupción social del "Ingeniero" Juan Carlos Blumberg con sus demandas de reformas al Código Penal, Felipe Solá nombró como Ministra de Seguridad a su vicegobernadora, Graciela Giannettasio (está en el Boletín Oficial y todo). Huelga decir que la ex maestra no tenía la menor idea de como resolver ninguna cuestión vinculada a la seguridad ciudadana, pero a alguien había que poner. Afortunadamente, el Gobernador advirtió este disparate a tiempo (o alguien se lo hizo advertir) y Giannettasio duró apenas 24 horas en el cargo.

León Arslanián
(abril de 2004 - diciembre de 2007): llegó para continuar su trabajo inconcluso. Se encontró con un panorama mucho más tétrico que el encontrado en 1997 pero así y todo, nuevamente se las arregló para llevar a cabo un trabajo bastante digno. Se fue cuando terminó el mandato de Solá. En esta etapa, quedó trunca la implementación de la "Policía Buenos Aires 2", un proyecto que si bien en los papeles era muy bueno, no contó con el apoyo político necesario cmo para ser desarrollado plenamente. Acerca de su renuncia, hay quienes dicen que Daniel Scioli le ofreció continuar en el cargo y Arslanián contestó algo así como: "gracias, pero con Scioli yo paso".

Carlos Stornelli (diciembre de 2007 - mayo de 2010): Increiblemente (o no tanto) el nombre de Stornelli era uno de los que se barajaba para asumir el Ministerio de Seguridad en la gestión porteña de Mauricio Macri. Sin embargo, el entonces fiscal (de pasado en la UCR) se inclinó por aceptar la propuesta de Daniel Scioli para trabajar en la provincia. La gestión de Stornelli (hombre muy buena relación con casi todos los Jefes de La Bonaerense) osciló entre la el retroceso de haber detenido algunas de las reformas impulsadas por su antecesor, y la mediocridad de no haber conseguido ningún resultdo satisfactorio respecto de su gestión en sí misma.

Ricardo Casal
(mayo de 2010-...): Con el alejamiento de Stornelli (enemistado con casi todo el mundo: Gabinete provincial, Intendentes, Gobierno nacional, etc.), Scioli decidió unificar los Minsiterios de Seguridad y Justicia. Casal es una incógnita: como la corporación judicial lo detesta (dato que habla bien de él), deicidió fortalecer su autoridad recostándose en algunos sectores de la Policía (no son los peores, pero en definitiva forman parte de otra corporación no menos tenerbosa que la anterior). Tiene buena llegada con algunos funcionarios del gobierno nacional (en particular con Aníbal Fernández), y ha prometido introducir algunas reformas necesarias en lo referido al estado de los detenidos en las cárceles. Veremos.

7 comentarios:

Basualdo dijo...

No generalice Conu: No toda la corporación Judicial es desechable. Casal es un peligro. Acá en La Plata lo conocemos bastante, y te juro que el solo hecho de pensar a la bonaerense en manos de este tipo me dan ganas de que vuelva alguno de los otros que nombraste en estos post.

No dijo...

Excelente laburo conu. Muy claro
gracias por difundirlo


un abrazo

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Felicitaciones por el trabajo y gracias por compartir información de corte histórico.

rinconete dijo...

Muy buen resumen. No sabía que Stornelli habia sido un candidato posible para Macri, aunque él y Montenegro comparten la misma creencia ingenua que una mayor discrecionalidad de los comisarios se traduce por una mayor seguridad para el ciudadano.
Stornelli además agrega a su metódica inutilidad un estilo de matón del barrio que lo hace aún más repulsivo.
La única política estratégica de seguridad fue la de Arslanian, que terminó cada vez en la pared de la sociedad entre el financiamiento político y la recaudación de la bonaerense.

El Conurbano dijo...

Basualdo: nómbreme tres aspectos positivos de la corporación judicial y yo le retiro lo dicho.

rinconete: es una suerte que a un tipo como Stornelli le haya tocado dirigir una policía en esta época. No sabés lo hubiese sido ese chabón en épocas de Duhalde.

No y Hermano Dios: gracias a ustedes por leerlo.

saludos!

Anónimo dijo...

LOs vidrieros dicen muy buena su info, pero le falto algo mas, sabia ud. que algunos de esos muchachos hoy siguen en vigencia , paso a contarle extrañamnete ocupan cargos con desiciones claves para la vida "democratica"
Eduardo de Lazari
Luis genoud
Juan C Hiters
Eduardo Petigiani son en la actualidad Ministros de Justicia. Como diria un vedriero de buena cepa estamos cagados bay

La Usina dijo...

Conu, me gustaría un par de líneas suyas en relación a la gestión de Marcelo Saín en su etapa con Juampi Cafiero. Personalmente, tengo muy buenas referencias aunque se le hizo imposible desmontar el aparato de financiamiento clandestino de la policía. Cómo lo ve?