Ir al contenido principal

De choris, bondis y cocas


Por Fabián Rodríguez para
Revista Planta

UNO. México DF, julio de 1976. El sistema electoral del país, diseñado por el Partido de la Revolución Institucional (PRI) para su propio beneficio, lleva la ilegitimidad del régimen de partido hegemónico hasta el paroxismo: en las elecciones generales del 4 de julio de aquél año, hay una sola fórmula presidencial para votar, la que encabeza José López Portillo. También se eligen 237 diputados federales y 64 senadores.

No hay otras alternativas a López Portillo. El principal partido de oposición, el derechista Partido de Acción Nacional (PAN), atraviesa una crisis interna muy fuerte, y no solo ha decidido no presentar candidato a presidente, sino que además llama a anular el voto. Hay otros dos partidos de centro derecha que apoyan los candidatos del PRI, y después está la izquierda, mayoritariamente aglutinada en el Partido Comunista Mexicano (PCM), ilegalizado desde 1940.

A diferencia del PAN, la dirigencia del PCM sí decide presentar un candidato a presidente, el dirigente ferroviario Valentín Campa, porque según los cálculos de la cúpula del PCM, esto serviría para castigar realmente al régimen, dado que en México no existía una tradición de electores que fueran a votar para anular su voto.

El sistema de votación mexicano de aquellos años no ha variado demasiado del actual: cada elector tiene una boleta con los nombres de los candidatos, y un espacio en blanco para los candidatos “no registrados”, que la gente puede escribir de puño y letra. Demás está decir, que los votos que decían “Valentín Campa” no eran fruto del libre albedrío, sino de una directiva del Comité Central del Partido, cumplida a rajatabla por afiliados, militantes y simpatizantes comunistas. O sea: los mandaron a votar de esa manera, y a los que hizo falta, los fueron a buscar a la casa y le dieron las órdenes del caso. Y si había que darle un sandwich, se le daba.

Sigue acá

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
ese es un ex-militante de la 29 de mayo ahora solo un triste chico rico.
chinoclau
El Conurbano ha dicho que…
ah, pero mirá que buen dato chinoclau, no lo tenía.

saludos

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…