15.12.09

El Sheraton sigue matando (como hace 32 años)


Aunque hace algunos años le hayan cambiado la numeración, y se llame 12ª en lugar de 8ª, la Comisaría de Quintana y Tapalqué siempre será "el Sheraton" (o "el Embudo"), un lugar que se tragó las vidas de decenas de personas, cuando funcionó como Centro Clandestino de Detención.

En 1984, la CONADEP probó que por las mazmorras del Sheraton (o el Embudo) pasaron, entre otros, Roberto Carri y su compañera, Alicia Caruso de Carri; Pablo Bernardo Szir; Adela Esther Candela; el cura Juan Marcelo Soler; Graciela Moreno, y Héctor Germán Oesterheld. Todas estas personas se encuentran desaparecidas.

En el día de ayer, Jorge Luis Moya, Fernando Bufaro, David Moreyra y Pablo Sebastián Frías murieron tras un incendio en esta comisaría de Lomas del Mirador (o Villa Insuperable).
La versión policial habla de un "motín" y posterior incendio desatados por los propios internos, cuando se intentaba desbaratar un intento de fuga. Hasta ayer, la comisaría albergaba a 18 detenidos, el doble de la capacidad original que posee.
En declaraciones a medios locales, efectivos de la dependencia reconocieron que los fines de semana (cuando el número de detenidos aumenta), deben albergar a la gente en el patio del edificio. Ergo, es lógico que un grupo de seres un humano deseara fugarse, antes de vivir hacinado en medio de un montón de mierda y oscuridad.

Hace tiempo que venimos advirtiendo desde esta columna sobre lo peligrosidad que conlleva esta metodología policial absurda, cuyo único objetivo es dejar tranquilos a unos cuantos exaltados que piden limpiar a cualquier costo las calles de Lomas del Mirador (y de todo el conurbano). Acá están las consecuencias.

A pesar de todo lo que se ha hecho en los últimos años, pareciera que en este conurbano que tanto queremos, algunas cosas no cambien Nunca (Más).

10 comentarios:

Hal dijo...

El problema, o uno de los problemas, es que a esos exaltados -y a muchos otros no tan exaltados- este tipo de cosas se les presentan como un daño colateral, cuando no como un acto de justicia (¿divina?), en tren de limpiar las calles. No se amplificarán las voces que lloren estas muertes, nadie demandará públicas condenas ni asignación de responsabilidades. Y, así, seguirá siguiendo.

Anónimo dijo...

!vamos por nuestros cromañones¡ y todavia seguimos jodiendo con el bicentenario. ponganse a laburar.

Eduardo dijo...

Hace unos cuantos años atras, creo que 3 o 4, murieron mas de 20 personas en un motin de Santiago del Estero.
El tema fue noticia en los diarios, con suerte, 2 dias. Y murieron 20 personas.
A nadie le importan estas muertes. Es una triste y patetica realidad.
Usted se imagina que pasarian si mueren 20 personas en un boliche porteño?

Pomez dijo...

¿Qué opina Clarín?

Pomez dijo...

¿Qué opina Clarín?

G-Fer dijo...

Lindo distrito para caer en cana, porque en el destacamento de Lomas del Mirador siguen con la tradición, desapareciendo a Luciano Arruga.

El Conurbano dijo...

Yo también creo que mucha gente no lo dice pero lo piensa. Piensa que este tipo de episodios son "cosas que pasan", que vendría a ser como una especie justicia divina etc, etc.

Nadie va a decir mucho, y mañana ya desaparecerá de los medios. Que loco. Parece que hay vidas que valen más tapas de diarios que otras.

saludos

Andrés de LdelM dijo...

El problema es que en la zona hace rato se vienen produciendo hechos llamativos por parte de la policía, p.ej. rastrillaje a las 7 de la mañana a la villa Santos Vega para pasar por todos los canales que habían encontrado una granada; detención de gente en la calle y a la salida de supermercados de la zona por portación de cara; parece un clima de inseguridad generado adrede para evitar el levantamiento del destacamento donde desapareció Luciano Arruga.

Andrés de LdelM dijo...

Hace aproximadamente 12 años atrás la polícía del CEIT de San Justo pasaba por las casas de Lomas del Mirador pidiendo una "colaboración" que, de la manera en que se solicitaba, terminaba siendo una apretada para no enviarte a afanar. Años mas tarde el mètodo se perfecciona a través de la "contratación" de chicos en situación de calle para armar las bandas delictivas al servicio de la misma policía que controlan así el clima de inseguridad en forma constante. La no aceptación de esos códigos llevó a la desaparición de Luciano Arruga por parte de los guardianes del orden comandados por un facho como Gabriel Lombardo, a los cuales no les interesa que le desactiven el destacamento del hecho en cuestión.

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Este lamentable hecho también es inseguridad, qué duda cabe. Inseguridad para los presos, que viven hacinados entre la mierda y la oscuridad, como bien decís, Conurbano.