Ir al contenido principal

El Conurbano-Cordobés de Bajo Flores

Cuando me mostró la bolsita, Papeluchi me juró que era de la "ri ri", que la había pegado en Talar, volviendo de un viaje. Yo pensé, como cada vez que Papeluchi viene con estas cosas, que la anécdota podía ser mitad verdad y mitad verso. De la ri ri era, aunque difícilmente viniera del Talar: los únicos viajes que Papeluchi puede hacer hasta el Talar son para ir a La Mónica. Ese auto de mierda no puede ir a Talar con pasajeros. Le tienen prohibido cruzar a Capital con gente arriba, así que menos va a poder atravesar la Ciudad entera y llegar a la zona norte. Conclusión: habrá ido a comprar a la IAPI, como siempre, solo que esta vez le sirvieron como la gente y no habrá dejado deudas. De la ri ri era.
Llegamos a la Rotonda de Burzaco a eso de las dos de la mañana. No me acuerdo la hora, se que era tarde. Paramos el coche frente a la Esso, y apagamos el motor y las luces para tomar en silencio (en el auto de Papeluchi, hasta las luces hacen ruido). Le pegamos dos saques cada uno, ayudados con el carné del Sindicato, o "La Gremial", como lo llama él. Después le entramos a una petaca de Old Smugler que había en la guantera y empezamos a charlar de no se que cosa. Mientras yo hablaba, Papeluchi permanecía concentrado en el culo de una travesti que salía del baño de la estación de servicio. Le dije que era un boludo, que no me estaba prestando atención.
Me contestó que no, que nada que ver, y que agarrara el ramo porque ya era la hora.
En el asiento de atrás, teníamos un ramo de lirios que Papeluchi había comprado esa tarde. Bajamos del auto (otra vez en silencio) y fuimos a dejar las flores en la plazoleta. Miramos al cielo, y nos prendimos un pucho para fumar a medias.
Habremos estado un par de minutos mirando la luna y escuchando el ruido de los cuatro ejes que nunca dejan de doblar en ese cruce de rutas.
Apagamos el cigarrillo cerca del ramo y dijimos los dos, él primero y yo después: -Chau Capi, que estés bien, nos estamos viendo.

Héctor Anglada (Enero de '76 - Marzo de '02)

No tuve la oportunidad de conocer personalmente a Capilla Anglada, pero conozco gente que sí, y se que a este Cordobés atorrante:
-Le gustaba mucho el laburo que tenía.
-Con cada pesito que ganaba ayudaba a su abuela (la "javie" como la llamaba él), que lo había criado y lo bancaba siempre.
-Era más fanático de River que del Ferné y las minas... bueh, que las minas no sé.
-Como muchos cordobeses, había venido a Buenos Aires a trabajar, y aunque vivía en el Bajo Flores, pasaba mucho tiempo en el GBA y se había hecho un Conurbano de ley.

Gracias Héctor. Se me ocurrió que era el mejor homenaje que te podía hacer.

Comentarios

walter besuzzo ha dicho que…
yo todavia lo busco en las filas de sexto grado y lo encuentro todad las noches en campeones por el 24
guille ha dicho que…
Bello ,belisimo.
alexis ha dicho que…
que grande que era el negro este.
muy bueno el post, compañero
Fede ha dicho que…
Muy bueno.
Yo también cada tanto lo veo en Campeones, o en Pizza, Birra y Faso.
Anónimo ha dicho que…
groso lo del chabón en Herencia también, la película donde Rita Cortese tiene un restaurante de barrio.
Avallay ha dicho que…
muy bueno. Lo de Pizza... fue también muy bueno. Pobre flaco.
Dos ha dicho que…
Bien ahi.
matilda ha dicho que…
V

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…