Ir al contenido principal

Todo Pasa, no Don Julio?


Semanas atrás, contábamos que en el nuevo contrato de televisación del fútbol de Primera División, los clubes del ascenso habían sido tenidos muy en cuenta, a la hora de repartir el dinero e incrementar los ingresos que cada categoría percibía.
Pasa que estando Don Julio Grondona en el medio, conviene hacer un seguimiento de las cosas que pueden llegar a pasar, porque a seguro se lo llevaron preso.

Así es que, gracias a la Revista Ascenso 2009, esta semana nos enteramos que los pagos por servicio policial para los clubes de la "C" y la "D" fueron descontados por la AFA, del aporte que les correspondía por los derechos de la televisación pública. De este modo, las sumas recibidas por los clubes son sustancialmente más bajas y, en algunos casos, como Riestra, las cuentas les arrojan resultados negativos.

Como informáramos acá, el acuerdo establecía que los clubes de la "C" cobrarían $14.583 por mes netos, mientras que los de la "D" recibirían casi $7 mil mensuales limpios.
Los clubes de la "D" tenían fecha para cobrar el primer pago el pasado viernes 25, y cuando llegaron, se encontraron con la novedad que, en las liquidaciones, se les descontaban los pagos por operativos policiales que, desde hace varios años venían siendo afrontados en forma directa por la AFA (N. del Conu: los pagos por adicionales de los efectivos que custodian los estadios, es una cajita que Duhalde le regaló a la policía). Cuando los clubes de la C y la D prestaron su conformidad para que se firmara un nuevo acuerdo de televisación de los partidos de Primera, se sobrentendía que la inclusión de los mismos en la distribución del dinero era una cuestión totalmente apartada del pago de los operativos policiales.
Por eso, tanto la mesa directiva de la "C" como su similar de la "D", decidieron que ningún club más vaya a cobrar, hasta tanto la AFA no aclare esta situación.

Los dirigentes sostienen, con razón, que el pago de los operativos policiales es un derecho adquirido, y que no corresponde que sea descontado del aporte de la TV estatal. Ese no fue el espíritu con el cual se incluyó a los equipos de estas dos categorías.

Demás está decir que los clubes grandes que juegan en estas categorías, como por ejemplo San Miguel, Laferrere, Dock Sud o Ituzaingó, ni siquiera verán pasar por sus tesorerías el dinero de la TV, dado que suelen necesitar más de 120 efectivos policiales por partido, y con los descuentos no van a ver un solo peso.

Que va'cer. Todo Pasa.

Comentarios

fuera JHG ha dicho que…
qué querés con este lacra!
Igual, me parece que la culpa es de los integrantes de las MESAS de las respectivas categorías, que no saben decir NO.
Anónimo ha dicho que…
Ni ole,
ni tyc,
ni La Red.
Revista Ascenso señores, lejos el medio que mas sabe y te tira la posta del ascenso.



Ricardo
Anónimo ha dicho que…
Y bueno se pensaron que todo era color de rosa. Julio sigue siendo Julio, y eso que estamos en Octubre
Saludos
Mariano
Anónimo ha dicho que…
Y quien le pone el cascabel al gato y termina con el curro de la Policía?
Para que carajo se necesitan 100 policías en un partido que no van hinchas visitantes?
Ramiro
il Postino ha dicho que…
"Nuestro hijo de puta", nos cagó otra vez. A ver cuando hacemos justicida compañeros! ¡qué pasa con la dirigencia deportiva!
El Conurbano ha dicho que…
Yo firmo al pie lo que dice Ramiro.
Pomez ha dicho que…
7 mil mensuales a la d? que falta de respeto, debe ser el 1% del contrato de Palermo. Y eso que en la D se juega el futbol de verdad, el que vale.

Entradas populares de este blog

Ferias itinerantes barriales

Las ferias denominadas "itinerantes" o "francas" tienen una tradición que se remonta al siglo XIX , cuando empezaron a aparecer en el centro de Buenos Aires y, más tarde, con las primeras oleadas migratorias, que se fueron desparramando hacia la periferia de la gran Metrópoli y su conurbano.
Decíamos ayer en La Bloguera que, en pocas líneas, se puede definir a las ferias como un sistema de abastecimiento barrial, que consiste en puestos móviles (comúnmente denominados “changos”) que cada día de la semana se ubican en distintos puntos callejeros de un Municipio, para ofrecer sus productos a los vecinos.

La idea de las Ferias itinerantes es que los vecinos puedan encontrar en ellas productos frescos de la canasta básica y otros productos complementarios para la familia a precios más bajos que en el mercado (cosa que no siempre pasa).
En las ferias se puede ir a comprar frutas y verduras; carnes; productos de granja; pescados y mariscos frescos y/o congelados; productos …

Marolio vs. DIA%

Lo que empezó en 2016 como un "descubrimiento", dos años después se convirtió -crisis económica mediante- en algo corriente para quienes todavía pueden darse el lujo de planificar la economía doméstica, dedicando una porción de sus ingresos para sostener la tradicional "compra del mes", aunque modificando hábitos de consumo y lugares de compra.
DIA% y Maxiconsumo, otrora sitios a los que muchas familias de clase media acudíamos únicamente cuando teníamos gente (?) en casa, se transformaron en sitios de asistencia frecuente para los que dejamos de ir a los hípermercados (o sólo vamos cuando podemos aprovechar descuentos en los medios de pago). Y también respecto de los autoservicios chinos, a los que ahora utilizamos únicamente como rueda de auxilio para salir de algún apuro (en los hechos, DIA% pasó de ser esto último a convertirse en el supermercado de cabecera para mucha, muchísima, gente).
Como cualquier tienda de consumo masivo, ambas cadenas cuentan con sus prop…

Universidades del Conurbano

Cuando un jóven del conurbano termina la escuela secundaria y tiene la posibilidad de continuar sus estudios en alguna Universidad, suele ocurrir que opera cierto pensamiento porteñocentrista, que conduce a suponer que la Universidad de Buenos Aires es la mejor opción para iniciar una carrera universitaria.
Los adolescentes de clase media del conurbano (que son los que suelen acceder a la Universidad), tienden a ser influidos por el porteñocentrismo, desde muy temprana edad.
Si bien en los últimos años, la cultura barrial ha generado una valoración de su propio entorno, los pibes siguen flasheando con que ir a los bares o a los boliches de "la Capital", es mejor que hacerlo cerca de casa, y que conocer ahí a una minita (o a un chabón), tiene mucha más onda que salir con una chica o un chico de tu barrio.

Con la facultad pasa algo parecido, que puede llegar a agravarse por la influencia de los padres, también bastante aporteñados (y por lo general, más pelotudos que los hijos)…